dreamair

XAVIER GABRIEL (LA BRUIXA D’OR) RENUNCIA A ENTRAR EN LA AVIACIÓN EJECUTIVA E INICIA LA REVENTA DE LOS JETS QUE HABÍA ENCARGADO

El lotero con más suerte y volumen de ventas de España, Xavier Gabriel (La Bruixa d’Or), aparca su incipiente negocio aeronáutico en un despacho. Desde el mismo, según informa elpais.com, se dedicará a la compraventa de aviones en vez de ofertar vuelos de negocios en los Embraer Phenom 100 y 300 que anunció en junio de 2007 haber encargado al fabricante brasileño.

El empresario ofreció el 21-6-07 en un céntrico hotel de Barcelona una rueda de prensa en la que anunció su entrada en el negocio aeronáutico al haber creado la sociedad Numbair, dedicada a la aviación privada.

Gabriel anunció que operaría a partir de 2010 con cuatro birreactores Phenom 100 y uno del modelo 300 del fabricante brasileño Embraer, lo cual lo convertía en el cliente de lanzamiento de los jet ligeros de Embraer en España. Se dijo entonces que Numbair tendría bases en Madrid, Barcelona y Baleares y, según declaró, la inversión inicial era de 19,3 millones de euros aportados por su él y su familia.

 

Pero, en víspera de empezar a recibirlos, ha manifestado que se ha cansado «por la poca agilidad en los trámites, por las pocas facilidades y el poco apoyo que he sentido». Con lo cual niega que la crisis económica haya hecho menguar las posibilidades del negocio, pues afirma que los potenciales clientes de la aviación ejecutiva siguen existiendo y que «con 50 empresas y 30 particulares al año ya tiene viabilidad un negocio así».

 

En cualquier caso, ha preferido dedicarse a la compraventa de aviones y explica al diario que ya ha realizado una operación. Lo más lógico es que se trate de la venta de los derechos de uno de sus Phenom 100 a algún cliente al que le queden meses o años de espera. La reventa de esos derechos -por los que en su día debió pagar una cantidad de dinero-, le proporciona unas ganancias a la vez que el comprador tiene el avión, pagando un sobreprecio, antes de lo previsto.

 

La decisión de Xavier Gabr

iel, que dijo en la citada rueda de prensa contar con el asesoramiento del prestigioso economista del IESE Pedro Nueno, no es una buena noticia para la imagen del empresariado catalán, pues todo apunta a que ha preferido enrocarse en el beneficio fácil y especulativo, en vez de apostar -con el consiguiente factor de riesgo-, por crear riqueza en tiempos difíciles.

 

Edición, Texto y Foto: José Fernández