dreamair

Fallece el veterano piloto barcelonés Josep Maria Royo

Josep Maria Royo, en el aeropuerto de Sabadell el 29 de abril de 2002 junto a la Bücker Jungmann EC-FTZ.

Josep Maria Royo, socio del Aero Club Barcelona – Sabadell y de la Fundació Parc Aeronàutic de Catalunya, ha fallecido hoy en Barcelona a la edad de 86 años.

Vinculado a la entidad desde su creación, Royo ha sido uno de los pilotos más activos y veteranos del aeroclub catalán. Hasta la edad de 80 años pilotó en solitario la Bücker Jungmann EC-FTZ y hasta hace aproximadamente dos años la voló acompañado.

La familia aeronáutica está triste y de duelo. Porque Josep Maria Royo disfrutaba del vuelo siempre que tenía la oportunidad. Y antes y después sus amigos y familiares gozábamos en tierra de su compañía, de su conversación afable, respetuosa y de su buen humor, así como de sus grandes conocimientos y experiencias entorno a la aviación deportiva.

Por su gran experiencia y vivencias acumuladas, Royo era un referente para eruditos, periodistas e historiadores de la aviación, deseosos de documentarse sobre el reinicio de la aviación civil en Catalunya a mediados de los años 50 del siglo XX, o las sensaciones del vuelo en el legendario biplano que no cansaba de pilotar.

Josep Maria Royo volaba, y como era un aviador inquieto y observador, fotografiaba con cierta periodicidad en tierra los aviones de su época. Y esa costumbre, poco conocida, le hace ser para mi un auténtico spotter. Su obra tiene escasa presencia en internet, pero quedó reflejada en al menos dos obras: el libro editado por el Aero Club en 2003 con motivo de cumplir los 50 años y el que publicó Aena en 2005 sobre la «Historia del Aeropuerto de Sabadell». 

Para elaborar esos trabajos colaboró y aportó fotos que ilustran la obra. Pero muchos spotters han fotografiado el Bücker Jungmann EC-FTZ que volaba.

El funeral se hará el miércoles 25 a las 11,50 horas en el tanatorio barcelonés de Sancho de Ávila.

Desde AeroTendencias.com, expresamos nuestro sentido pésame a sus familiares y amigos.

Texo y fotos: José Fernández García