dreamair

La escasez de helicópteros dificulta distribuir la ayuda humanitaria en Nepal

La falta de helicópteros hace que sea imposible repartir la ayuda a muchas personas heridas y necesitadas de alimento en los pueblos más distantes de Nepal tras el terremoto, manifestó ayer un portavoz del Ministerio del Interior de país asiático.

.Mientras que la situación se ha estabilizado en Katmandú, la capital, nueve días después del sismo de magnitud 7,8, decenas de miles de personas siguen esperando la ayuda en las zonas más aisladas.

En el terremoto del 25 de abril murieron según las cifras actualizadas más de 7.200 personas y hubo decenas de miles de heridos. Según el Ministerio de Turismo, entre los muertos hay al menos 57 extranjeros, a los que se suman 52 heridos. Aún hay, además, 109 turistas desaparecidos.

ayuda_nepal

«Necesitamos el doble o el triple de lo que tenemos»

El gobierno cuenta en la actualidad con 13 helicópteros, de los que siete son privados, y la Fuerza Aérea india ha enviado otros 14 aparatos. «No tenemos suficientes para transportar la ayuda y llevar a cabo operaciones de rescate de manera simultánea», lamentó el portavoz Laxmi Dhakal.

El domingo, Estados Unidos envió cuatro aviones Osprey que pueden despegar y aterrizar de forma vertical, y China añadió hoy tres helicópteros. «Pero no es suficiente. Necesitamos al menos el doble o el triple de los que tenemos», lamentó Dhakal.

Las regiones afectadas al norte de Katmandú ya eran de difícil acceso antes del terremoto. A algunas sólo se llegaba tras caminar durante varios días. Las pocas carreteras existentes quedaron ahora sepultadas por aludes. En muchos pueblos el 95 por ciento de las casas se derrumbaron o están gravemente dañadas, según las autoridades. Muchas personas viven a la intemperie y se están agotando o ya se han acabado los suministros con los que contaban.

Nepal sólo tiene un aeropuerto internacional con una sola pista. Las instalaciones no sufrieron daños por el terremoto, pero las autoridades señalan que no dan abasto con el aumento del tráfico aéreo desde la catástrofe.