dreamair

El satélite Deimos-2 realiza el seguimiento de la mancha de fuel en Gran Canaria

Fomento decreta una amplia superficie marina zona de exclusión aérea

Foto: Elecnor Deimos

Foto: Elecnor Deimos

Elecnor Deimos está haciendo el seguimiento de la mancha de fuel derramada por el buque ‘Oleg Naydenov’, hundido el pasado martes a 2.400 metros de profundidad frente a las costas de Gran Canaria, gracias a las imágenes captadas por su satélite Deimos-2.

Las imágenes adquiridas por DEIMOS-2 muestran la evolución, entre el pasado viernes y el sábado, de la mancha de fuel vertida por el pesquero ruso que transportaba 1.400 toneladas de fuel en sus tanques. Concretamente, las imágenes adjuntas muestran la mancha de hidrocarburos (sombra blanca en la imagen), que se encuentra a 92 Km de la costa de Maspalomas y continúa a la deriva al suroeste.

Este satélite destaca por ser el primero español de muy alta resolución. Fue lanzado al espacio en junio del año pasado y desde entonces viene captando imágenes muy alta calidad de la Tierra gracias a una cámara de gran precisión, con 75 cm de resolución y con una capacidad de 150.000 Km2/día a esta resolución con bandas RGB; NIR y Pancromática.

El objetivo de Deimos-2 es mejorar el conocimiento de los fenómenos naturales que ocurren en el planeta y contribuir a prevenir y gestionar posibles crisis de carácter natural. Tiene aplicaciones muy diversas para los ámbitos de: agricultura; medio ambiente; cambio climático; control de crisis y protección civil (incendios o inundaciones); así como defensa, inteligencia y control de fronteras.

Imagen del vertido tomada por Greenpeace

Imagen del vertido tomada por Greenpeace

Zona de exclusión aérea

El Ministerio de Fomento decretó ayer zona de exclusión aérea un gran extensión de superficie marina, en la que se encuentra el vertido de fuel. Se ha argumentado que la medida tiene por objetivo “facilitar el trabajo” de las aeronaves de Salvamento Marítimo, pero también tiene el efecto de prohibir que organizaciones no gubernamentales, como Greenpeace, sobrevuelen la zona, además de aeronaves contratadas por medios de comunicación.