dreamair

El sindicato SLTA se queja de las deficiencias de la aeroevacuación de una posible afectada por el ébola

La imagen se tomó el pasado 22 de septiembre / Foto: Captura pantalla vídeo ElPeriodico.com

La imagen se tomó el pasado 22 de septiembre / Foto: Captura pantalla vídeo ElPeriodico.com

El Sindicato Libre del Transporte Aéreo (SLTA) denuncia la alta preocupación que ha generado entre los pilotos de helicópteros sanitarios el traslado de una paciente con síntomas de ébola, que se hizo saltándose los protocolos establecidos para este tipo de evacuaciones.

El caso se produjo, según explica el sindicato en el comunicado que reproducimos en su integridad, la madrugada del 22 de septiembre cuando el IB Salut, el servicio de salud de las Islas Baleares, solicitó el traslado de una paciente de Menorca a Mallorca con síntomas de ébola, después de haber pasado seis meses en la zona fronteriza de Senegal y Guinea Conakry.

A pesar de que el propio protocolo redactado por el Gobierno recomienda la utilización de grandes aviones, tipo A310 o B707 como de los que dispone el ministerio de Defensa, para este traslado se utilizó un helicóptero Bell 412 cubierto con plásticos convencionales y sin aislamiento completo entre la zona médica y la cabina de vuelo.

Además, la tripulación que realizó el vuelo no había recibido formación alguna respecto a la patología y formas de protección. Durante el traslado se utilizaron mascarillas y trajes que dejaban en exposición al exterior partes del cuerpo. Incluso como se puede observar en el enlace de vídeo proporcionado, el personal se toca con los guantes zonas descubiertas, la misma forma a través de la cual, según se ha publicado en los medios de comunicación, se contagió la auxiliar de enfermería Teresa Romero.

Trabajar en un servicio de emergencias no significa exponerse gratuitamente a cualquier riesgo, y el SLTA considera una negligencia muy grave exponer a estas situaciones a pilotos de helicóptero que trabajan con la mayor profesionalidad posible para atender a personas que requieren atención inmediata.

La poca rigurosidad con la que se están tratando estos casos además de generar un potencial problema para la salud pública, crean un gran temor entre el colectivo de pilotos, que se pueden ver expuestos a una enfermedad altamente peligrosa y para la que no están debidamente protegidos ni preparados.

El SLTA exige que se apliquen como es debido los protocolos establecidos y, si procede, va a tomar las medidas legales oportunas contra la empresa que efectuó el traslado y las administraciones públicas responsables de ello.