dreamair

Iberia transporta casi un millón de kilos de flores durante octubre

Durante el mes de octubre Iberia ha transportado cerca de un millón de kilos de flores, casi el doble que el mes anterior, como consecuencia en gran parte de la celebración de Todos los Santos. Durante las fechas previas a esta festividad, así como en los días anteriores a San Valentín, es cuando mayor cantidad de flores transporta Iberia.

 

Iberia Cargo transporta más de 7.000 toneladas de flores año, la mayoría de ellas procedentes de países latinoamericanos como  Colombia, Ecuador, Guatemala y Costa Rica. Las variedades más frecuentes son rosas, claveles y orquídeas.

A su llegada al aeropuerto de Madrid-Barajas, las flores tienen que pasar un control fitosanitario para comprobar que no tengan ninguna plaga. Una vez que los inspectores sanitarios le han dado el visto bueno, el siguiente paso es el control de aduanas, antes de ser distribuidas a su destino final.

 

«Cool&Fast» el nuevo proceso de Iberia para el transporte de flores y otros perecederos

Las flores que llegan a Madrid para continuar a otro destino, son llevadas a la Terminal de Carga de Iberia y se depositan en cámaras frigoríficas con la temperatura y la humedad necesaria para su perfecta conservación y para que, en ningún momento, se rompa la cadena de frío.

 

Para el transporte de flores y de otras mercancías perecederas, Iberia ha creado el “Cool&Fast”, un proceso que permite el traslado de este tipo de productos desde su origen en Latinoamérica a su destino final en Europa en menos de 48 horas, si el cliente así lo solicita, y sin que en ningún momento se rompa la cadena del frío. Para comprobar su eficacia se realizan controles de temperatura sistemáticos en cada paso del proceso.

 

La inversión realizada para poner en marcha este servicio ha sido de 1,2 millones de euros. A las modernas instalaciones de la Terminal de Carga de Iberia en Madrid se le ha sumado una flota de 6 camiones frigoríficos, con rodillos motorizados que permiten mantener la cadena de frío durante los 13 kilómetros que separan la T4, donde aterrizan y despegan los aviones de Iberia, y la Terminal de Carga de la compañía.