dreamair

La Gobierno de Cataluña aprueba un plan de emergencias para siniestros aeronáuticos y aeroportuarios

El Govern de la Generalitat aprobó ayer el plan para emergencias aeronáuticas de Cataluña (AEROCAT). Este plan ya fue homologado a finales del paso mes de abril por la Comisión de Protección Civil de Catalunya y prevé minimizar el riesgo y los efectos de posibles accidentes aeronáuticos. El plan también abarca los incidentes y accidentes que se puedan producir en el interior de las instalaciones aeroportuarias aunque no tengan un origen aeronáutico.

 

Los objetivos del plan son diversos y entre los mismos se puede destacar:

1.- Analizar y valorar las posibles emergencias que se puedan producir a en los recintos aeroportuarios, en sus zonas de influencia o por emergencia importantes en los aeropuertos que no estén relacionadas directamente con las aeronaves, como incendios o explosiones en las terminales de pasajeros, graves déficits de servicios, introducción de enfermedades infecciosas, etc..

 

 

2.- Valorar los escenarios accidentales fuera de las instalaciones aeroportuarias o a causa de accidente o desaparición de una aeronave.

3.- Establecer una organización práctica y posible que permita la aplicación de medidas de protección y lucha contra la emergencia.

4.- Establecer procedimientos de coordinación.

5.- Determinar los criterios de afectación municipal, es decir, qué municipios se ven obligados o tienen la recomendación de tener un plan especial municipal de emergencia a causa de la proximidad de alguna instalación aeroportuaria.

6.- Especificar los procedimientos a ejecutar en materia de protección y autoprotección de las personas, los bienes y el medio ambiente en función de la gravedad de la emergencia.

7.- Catalogar los medios humanos y materiales disponibles.

 

Planificación municipal

El plan AEROCAT se centra en analizar el peligro que presentan las zonas geográficas próximas a las instalaciones aeroportuarias que puedan recibir el impacto de una aeronave, si se produce un accidente. Después, se hará un análisis de vulnerabilidad de estas zonas y así se determina el riesgo que las afecta.

Las fase del vuelo con mayor probabilidad de accidente son el despegue y aterrizaje. En concordancia con esta evidencia, AEROCAT plantea la planificación municipal centrada en los territorios más próximos a las pistas de los aeropuertos, aeródromos y helipuertos, tomando como parámetro de zonas de riesgo más alto un diámetro de 8 kilómetros alrededor de una instalación aeroportuaria.

De acuerdo con los resultados obtenidos se establece la planificación municipal, es decir, cuáles son los municipios que tendrán la obligación de elaborar un plan de actuación municipal en relación con el riesgo aeronáutico.

 

Emergencia

El procedimiento prevé el nivel de prealerta, que se activa si hay un riesgo potencial o un accidente sin víctimas. La alerta se activa para situaciones de riesgo real en instalaciones aeroportuarias que no necesiten activar servicios externos; para accidentes con hasta cinco víctimas; para un accidente sin víctimas pero con afectación grave de bienes; para  servicios básicos, y por la desaparición de una aeronave.

 

La siguiente fase es la de emergencia 1, que se activa por un accidente en una instalación aeroportuaria que requiere de intervención externa; por un accidente con más de cinco víctimas, y para los que afecten a infraestructuras con sustancias peligrosas.

La última es la fase de emergencia 2, que se activa por simultaneidad de riesgos o accidentes en uno o más aeropuertos o en caso de accidente en el que estén implicados dos aviones comerciales dentro de las instalaciones. También cuando haya un accidente fuera de instalaciones aeroportuarias de un avión en un lugar de concurrencia pública o por el choque de más de un avión comercial.

 

Edición: José Fernández / Foto: Juanma Peláez