dreamair

El uso de drones con fines periodísticos genera debate en Estos Unidos

Prototipo de un drone

Prototipo de un drone

Dos escuelas de periodismo en los Estados Unidos están experimentado con el uso de vehículos aéreos no tripulados (UAV’s, por sus siglas en inglés) -conocidos como drones- para realizar reportarjes, de acuerdo con un artículo de Fast Company, publicado el 22 de febrero, a pesar de la actual prohibición de su uso por parte de profesionales de los medios.

Los programas piloto abogan por un debate más amplio sobre privacidad y libertad de prensa. Sin embargo, mientras que los defensores de este tipo de experimentos celebran el uso de los UAV con fines periodísticos, algunos defensores de las libertades civiles, junto con los legisladores, están trabajando para que ni siquiera despegue la practica de este nuevo tipo de reportajes.

El ‘Laboratorio de Periodismo por medio de Drones’ de la Universidad de Nebraska-Lincoln (UNL) comenzó este proyecto en noviembre de 2011, con la colaboración del laboratorio NIMBUS de la misma universidad, el cual diseña UAV’s y tiene como misión construir plataformas de aviones no tripulados, que sean de utilidad en el campo externo, e investigar los aspectos éticos, legales y normativos en cuanto al uso de este tipo de tecnología para hacer periodismo.

Este mes, la Escuela de Periodismo y el Programa de Tecnologías de la Información de la Universidad de Missouri, junto con la estación KBIA, perteneciente a la Radio Pública Nacional (NPR por sus siglas en inglés), crearon el Drone Journalism Project (Proyecto de Periodismo Drone), un curso de periodismo investigativo en ciencias, de acuerdo con el blog del curso.

Hasta ahora, los experimentos con dispositivos no tripulados se han centrado en el periodismo ambiental. En enero de 2012, La UNL realizó un video y recogió muestras de agua para un reporte sobre la sequía histórica que se presentó en el estado de Nebraska. De igual manera tienen programado utilizar los UAV’s para informar sobre los incendios en las praderas de Missouri.

Ambos proyectos argumentan que tiene sentido el uso de drones si se considera el poco presupuesto con el que cuentan los medios hoy en día. Uno de los creadores del proyecto, Scott Pham, de KBIA, le dijo al Gateway Journalism Review que los dispositivos no tripulados podrían suministrar las mismas imágenes y videos que un helicóptero, pero a un costo mucho menor.

«La mayoría del público escucha la palabra drone cuando está asociada a guerra y destrucción», admiten los creadores del proyecto, «Sin embargo, la tecnología de los drones puede utilizarse en muchos otros aspectos, incluidos los reportajes realizados en campo», de acuerdo con lo establecido en la bienvenida del curso.

Los «otros aspectos» del reportaje por medio de drones es lo que preocupa a legisladores como Casey Guernsey, Representante a la Cámara por el estado de Missouri, promotor de un proyecto de ley que «prohíbe el uso de drones o cualquier dispositivo no tripulado para recolectar evidencia u otro tipo de información salvo excepciones muy específicas», de acuerdo con el resumen del proyecto de ley.

«El uso de drones con fines periodísticos puede llegar a ser más importante en las próximas décadas, a pesar de que muchos asuntos legales relacionados con ello siguen sin resolverse», dijo Troy Rule, profesor de derecho de la Universidad de Missouri, al Gateway Journalism Review. En febrero de 2012, el presidente Obama firmó una ley para que la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) elabore un borrador de la normatividad del uso de drones por parte de civiles, según el Seattle Times.

La ética sobre aviones no tripulados, tanto civiles como militares, ha estado en las noticias este mes. El 7 de febrero, el alcalde de Seattle ordenó al departamento de policía de la ciudad devolver los drones de su propiedad a los fabricantes debido a la oposición del público para su uso, de acuerdo con el sitio web The Verge. También en febrero, el gobierno Obama fue criticado por pedirle a los diarios no revelar la ubicación de una base secreta de drones en Arabia Saudita, alegando que la información pondría en peligro la «seguridad nacional».

Texto: Zach Dyer / Publicado en Journalism in the Americas