dreamair

El COIAE reclama a Fomento que AESA sea más eficiente, profesional y autónoma

Logotipo de COIAE

Logotipo de COIAE

Durante los últimos años la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha venido realizando una labor encomiable de supervisión y control del transporte aéreo en España. Mejorando de manera continuada tanto sus procedimientos como resultados.

En gran medida los resultados obtenidos son fruto del esfuerzo y profesionalidad de un colectivo altamente cualificado e integrado mayoritariamente por ingenieros aeronáuticos.

En este contexto, el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE) observa con relativa preocupación los trabajos para la definición del nuevo marco de gestión de la Agencia. Ya que una disminución en su capacidad de gestión tanto técnica, como económica, podría impactar de forma significativa en la notable evolución que el sector del transporte ha venido desarrollando los dos últimos años.

No es necesario recordar que el correcto funcionamiento del sector aéreo es un compromiso entre todos los actores, compañías aéreas, industria, aeropuertos, navegación aérea y los organismos reguladores y supervisores.

Una Agencia más ineficiente y con personal peor cualificado y desincentivado, solo puede suponer un freno para el sector.

Además, nos enfrentamos al creciente mercado de drones, para lo cual será necesario tener una cantidad de ingenieros aeronáuticos para poder acometer el trabajo (aprobaciones de operadores de drones, desarrollo normativo…).

Paralelamente, los ingenieros aeronáuticos pertenecientes a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) se encuentran en una situación retributiva peor, frente a otros altos funcionarios de la Administración General del Estado con responsabilidades similares.

Este hecho junto con la ausencia de carrera interna que remunere la experiencia, ha supuesto la salida de empleados de la AESA buscando mejores condiciones en otros puestos. Pero, incluso para buscar otras oportunidades dentro de la propia Administración General del Estado, no siempre es sencillo debido a las exclusiones a las que están sometidos los ingenieros aeronáuticos del cuerpo del Estado.

En esta tesitura, el Colegio cree necesario que Fomento impulse y apueste por un órgano supervisor, eficiente, profesionalizado y con la suficiente autonomía para potenciar su desarrollo tanto técnico, como de recursos humanos. El objetivo es alcanzar los niveles de desarrollo que se han logrado otras agencias especializadas, como puede ser la tributaria y afrontar de manera solvente los retos que un sector del transporte aéreo en constante evolución presenta.