dreamair

CSIF rompe en Madrid-Barajas el monopolio de CCOO y UGT al entrar en el comité con tres delegados

csif_aenaLa Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, continúa su progresión en el ámbito del sector privado y de la empresa pública. El último éxito electoral se produjo la pasada semana en las elecciones sindicales celebradas en AENA, donde CSIF rompió el monopolio que ejercían los sindicatos tradicionales y logró entrar por primera vez en el comité de empresa del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Tras varios años de trabajo en la sombra, con decenas de denuncias públicas por las trabas y abusos que hemos sufrido al ejercicio de la libertad sindical (fundamentalmente por la restricción de recursos y dificultades para dirigirnos a los trabajadores de la empresa), CSIF Aena/Enaire logró presentar una candidatura a estas elecciones, como alternativa firme a los sindicales tradicionales, obteniendo 3 delegados, a tan solo tres delegados de distancia de CC.OO (6) y a uno de UGT (4).

CSIF también ha logrado entrar con un delegado en el Aeropuerto de Murcia y consolida su presencia con dos delegados en el Aeropuerto de Las Palmas. CSIF agradece a los trabajadores la confianza depositada en nuestras siglas y trabajaremos para estar a la altura del apoyo recibido.

CSIF Aena/Enaire de Madrid-Barajas se creó como respuesta a una serie de acontecimientos en la empresa, como el Plan Social de Desvinculaciones, con el que 1.170 trabajadores mayores de 55 años se marcharon del operador aeroportuario sin que mediara una asamblea informativa. Asimismo, 1.088 personas, muchas de ellas mileuristas, sufrieron una modificación sustancial de condiciones de trabajo, con reducciones de entre 100 y 200 euros en su salario.

Por otro lado, CSIF fue el único sindicato que llevó a la Inspección de Trabajo los protocolos ante el virus ébola en el Aeropuerto de Barajas, tras el fallecimiento en sus instalaciones de un pasajero nigeriano. A raíz de nuestra denuncia, un informe de la Inspección del pasado mes de febrero concluyó que los trabajadores del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas carecían de la formación específica ante posibles casos de ébola en sus instalaciones.