dreamair

Ayer se reunieron en el aeropuerto de Sabadell empleados y alumnos de Top Fly

La escuela de pilotos Top Fly de Sabadell ha perdido altura. En los últimos tiempos la escuela atraviesa una grave crisis económica con pérdidas importantes que la han obligado a recortar drásticamente la plantilla. Los trabajadores, además, ya hace cuatro meses que no cobran y la preocupación se extiende ahora entre los alumnos que empezaron el curso el pasado mes de noviembre y que, en algunos casos, han llegado a pagar hasta 90.000 euros por avanzado.

Las dificultades económicas han obligado la empresa a hacer una reducción de su capital de cuatro millones de euros a 700.000 por asumir las pérdidas, a despedir unos 60 trabajadores y a probar de vender los helicópteros que no despegan porque están pendientes de revisión.

De momento, Top Fly continúa acumulando impagos en las facturas de combustible, teléfono y mantenimiento, y parece que la deuda ya podría estar rozando el millón de euros. Una situación que se complica todavía más a raíz de la huelga que han declarado los trabajadores, que no cobran la nómina desde hace cuatro meses.

 

Esta preocupación se ha empezado a extender también entre los estudiantes de la escuela, que ya han empezado a movilizarse. Muchos ya han pagado el coste total del curso y tienen miedo de no poder conseguir el título. Ante esta incertidumbre, una parte de los 60 alumnos del centro y sus familiares se han reunido para organizarse y emprender acciones legales.

 

Por su parte, la dirección de Top Fly no ha dado ninguna explicación y continúa manteniendo el silencio. La dirección de empresa la ostenta desde el verano de 2010 José Azemar Castells, del que el diario La Vanguardia publicó una demoledora semblanza en agosto de 2004, como especialista en dirigir “compañías en crisis” que suelen acabar cerrando.

 

Texto: Publicado en catalán en www.3cat24.cat

Ver vídeo de Televisió de Catalunya emitido el domingo 23-1-2011.