dreamair

AENA acusa a los controladores canarios de querer utilizar el cambio de una radioayuda como excusa para paralizar el tráfico aéreo

Los controladores canarios pretenden utilizar el cambio de una radioayuda conocida por las siglas GDV VOR para paralizar el tráfico aéreo con la excusa de que no han recibido formación con los nuevos procedimientos operativos.

 

Aena está llevando a cabo la sustitución de esa radioayuda para la navegación aérea, ubicada en la isla de Gran Canaria, siguiendo los protocolos de seguridad establecidos para estas instalaciones cuando se aproxima el fin de su vida útil.

Según un comunicado de AENA, para asegurar la calidad del servicio y la operación mientras se produce la sustitución del VOR, se han diseñado maniobras alternativas, así como un estudio de seguridad en el que se han identificado necesidades de información y formación para los controladores en nuevos procedimientos.

Para ello, Aena está ejecutando un plan de formación destinado a todos los controladores del centro de control de Canarias. Aena ha confeccionado un informe en el que se determina que la formación es necesaria para un único sector, el de aproximación al aeropuerto de Gran Canaria.

 

Por tanto, como estaba previsto, a partir del 21 de octubre por parte de Aena el servicio estará garantizado con el número de controladores necesarios formados para cubrir este sector. El resto de los controladores habrán recibido la información necesaria para trabajar con los nuevos procedimientos. AENA pide a la Unión sindical de Controladores Aéreos (USCA) que deje de buscar excusas absurdas para intentar paralizar el tráfico aéreo.

 

Se mantiene la fecha del 21 de octubre

Aena no ha adelantado la fecha de sustitución del VOR GDV. De acuerdo con el proceso llevado a cabo para la aprobación y posterior publicación de las nuevas maniobras, la fecha prevista de puesta en marcha de las nuevas maniobras es el 21 de octubre. USCA olvida que las fechas no se eligen al azar, sino que se ajustan a un calendario preestablecido y respetado por todo el sector aeronáutico mundial, lo que se conoce como ciclos AIRAC. De hecho el 21 de noviembre, fecha que según USCA ha sido modificada por Aena, no coincide con ninguna fecha AIRAC, por lo que es imposible que estuviera prevista la publicación de las maniobras para ese día.


Las maniobras de GDV han seguido el procedimiento habitual: han sido probadas en vuelo por un avión calibrador, estudiadas en la Ponencia de Navegación Aérea y aprobadas por el Pleno de CIDEFO (Comisión Interministerial de Defensa y Fomento) donde están representados tanto el Estado Mayor del Aire como la Dirección General de Aviación Civil, la Agencia Estatal de Seguridad Aeronáutica y Aena. Tras el proceso descrito, fueron publicadas el de 9 de septiembre para su entrada en vigor en la fecha ya conocida.


En contra de lo que vienen afirmando los controladores aéreos de Canarias, las nuevas maniobras sólo tienen impacto, y muy limitado, en uno de los sectores, concretamente la aproximación al aeropuerto de Gran Canaria. En el resto de sectores, las maniobras siguen exactamente las mismas trayectorias que venían siguiendo las que se basan en la radioayuda que se va a sustituir, por lo que no tienen impacto alguno.


Por su parte, Aena ha planificado formación para todos los controladores del Centro de Control de Canarias. El día de entrada en vigor de las nuevas maniobras, todos los turnos tendrán suficientes controladores formados para atender el sector de aproximación a Gran Canaria.

USCA está intentando sembrar la inseguridad entre los usuarios canarios y justificar de esta manera un cese de actividad para el día 21 que obedecerá, en caso de producirse, a motivos estrictamente laborales y a una estrategia preestablecida para favorecer su posición.


Edición: José Fernández – Foto: Roff Szamik