dreamair

La Inspección de Trabajo abre expediente contra INAER por el accidente de un helicóptero en Almería

La Inspección de Trabajo de Almería ha iniciado un expediente sancionador mediante Acta de Infracción a la empresa INAER Helicópteros OFF-SHORE S.A. que se dedica al Salvamento Marítimo como concesionaria del Ministerio de Fomento, por «incumplimiento de sus obligaciones en materia de formación e información en prevención de riesgos a sus trabajadores (incluyendo falta de formación HEED para pilotos y para todos los tripulantes en simulador Dunker) e incumplimiento de sus obligaciones en materia de vigilancia de la salud».

La resolución se produce como consecuencia de la denuncia presentada por la Federación de Transportes y Comunicaciones del sindicato Confederación General del Trabajo (CGT) de Andalucía (FETYC-CGT), ante el accidente del AgustaWestlan AW139 (EC-KYR) de la base de Almería en enero de 2010, en el que fallecieron tres trabajadores y el cuarto resultó gravemente herido. Ello mientras realizaban ejercicios de entrenamiento cerca de la costa de Almería.

CGT venía denunciando, desde mucho antes de que se produjera este desgraciado accidente, las carencias de esta empresa en cuanto a formación de los trabajadores y en cuanto a la prevención de riesgos en un servicio tan arriesgado y tan necesario a la vez para la sociedad. Así mismo hemos denunciado también las irregularidades que a nuestro juicio son moneda corriente en sus procesos operativos y la falta de cumplimiento del pliego de condiciones que establecen con SASEMAR (La Agencia estatal de Salvamento Marítimo del Ministerio de Fomento).

La Inspección de Almería, según un comunicado del sindicato, les da la razón en aquellas materias sobre las que tiene competencia y propone el incremento de las prestaciones económicas derivadas del accidente en un 50%.

CGT, además, se ha personado en el procedimiento penal establecido de oficio por el Ministerio Fiscal para investigar las causas del accidente y asegura que no cejaré en el empeño por aclarar meticulosamente lo ocurrido, así como que se depuren las responsabilidades a que hubiere lugar y se pongan los medios necesarios para que algo así no vuelva a suceder. «Se lo debemos a los compañeros fallecidos, al compañero superviviente cuyas secuelas puede que le impidan volver a trabajar en lo que ha sido su profesión y su pasión toda la vida y, sobre todo, se lo debemos a los compañeros que día tras día se siguen jugando la vida para acudir a salvar otras vidas en el mar», explica CGT.

Edición: José Fernández – Foto: José Ramón Pérez Ebrí