dreamair

El COPAC se opone a que los controladores militares gestionen el tráfico aéreo

El Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC) no está de acuerdo con la posibilidad de habilitar controladores militares para gestionar el tráfico aéreo, tal y como ha anunciado hoy el Ministro de Fomento, José Blanco.
Para el COPAC dicha medida no representa una solución para resolver los problemas que está produciendo en la regularidad de los vuelos el conflicto entre Fomento, AENA y los controladores, ya que los controladores militares no están formados para gestionar el tráfico civil, siguen otros procedimientos y no están acostumbrados a áreas de gran densidad de tráfico.

 

Según un comunicado de COPAC, como responsables últimos de la seguridad aérea, los pilotos deben gestionar laoperación de vuelo con todas las garantías de seguridad. En este sentido, para el COPAC la utilización de controladores militares en sus condiciones actuales, de forma puntual y ajena a AENA no aporta suficientes garantías de seguridad.

Existen precedentes para cuestionar esta alternativa, como el accidente aéreo que tuvo lugar en marzo de 1973 en las proximidades de Nantes (Francia) en el que se vieron involucrados un avión de Iberia y otro de Spantax, y que dejó un resultado de 68 víctimas mortales. En aquella ocasión, debido a una huelga de los controladores civiles franceses, el control aéreo estaba en manos de militares, su inexperiencia y falta de conocimiento en el ámbito civil fueron determinantes en el trágico desenlace, como demostró la investigación posterior.

El COPAC entiende y comparte la preocupación del Ministro de Fomento por el impacto económico que la situación generada tiene sobre el cumplimiento de los servicios de AENA, como proveedor de Navegación Aérea. No obstante, el COPAC recuerda que AENA es un proveedor certificado y regulado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), organismo independiente cuya prioridad es el cumplimiento de los estándares internacionales de seguridad para proteger a los usuarios.

 

La propuesta de José Blanco se encuentra fuera del escenario normativo internacional, por lo que requeriría una nueva certificación de seguridad de AENA por parte de AESA, además de dejar en entredicho la independencia que debe regir las relaciones entre AENA, AESA y el propio Ministerio de Fomento.
Por último, el COPAC espera que la situación se restablezca lo antes posible garantizando en todo momento la seguridad de los vuelos, ya que tanto los pilotos como el resto de profesionales del sector, al igual que los usuarios del transporte aéreo, se están viendo afectados por los retrasos de los últimos días.

 

Edición: JFG