dreamair

La Junta de Andalucía destina 4,21 millones a la creación en Jaén de un centro de experimentación de aviones no tripulados

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó ayer financiar con 4,21 millones de euros la creación de las primeras instalaciones de España dedicadas íntegramente a la experimentación de tecnologías y sistemas de aviones no tripulados, que estarán ubicadas en el municipio jiennense de Villacarrillo, según informó la Junta de Andalucía.

 

Esta inversión, cofinanciada en el ámbito de Programa Operativo Feder de Andalucía 2007-2013, se materializará a través de un incentivo directo a la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), entidad promotora del proyecto e integrada por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), la Universidad de Sevilla, la Asociación de Investigación y Cooperación Industrial de Andalucía (AICIA), el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y la Asociación de Empresas Aeronáuticas (AEA), así como por las firmas EADS-CASA, Elimco y Sacesa.

Las futuras instalaciones, denominadas Centro de Vuelos Experimentales Atlas, se construirán sobre una parcela de 15 hectáreas en el paraje de Herrera. En ellas está prevista la construcción de una pista de vuelo de 600 metros y además contarán con una reserva de espacio aéreo segregado en una zona del centro-este de la provincia de Jaén elegida por sus buenas condiciones meteorológicas y de comunicaciones.

 

Centro Atlas

En el Centro Atlas se llevarán a cabo ensayos, simulaciones y validaciones de aviación no tripulada, tecnología conocida por las siglas inglesas UAS (Unmanned Aircraft System) y que constituye una de las áreas con mayor proyección de la industria aeronáutica. Actualmente no existe en España ninguna instalación permanente similar a la proyectada, aunque sí en Gran Bretaña y Suecia. Muy utilizada en seguridad y defensa, la aviación no tripulada necesita sin embargo un intenso trabajo de investigación para su uso civil y comercial con pleno acceso al espacio aéreo controlado.

 

Entre sus últimas aplicaciones en este ámbito, destacan las relativas a gestión de desastres naturales, lucha contra incendios forestales, inspección de instalaciones y edificios, recogida de datos meteorológicos y medioambientales, cinematografía, elaboración de mapas digitales para ingeniería civil o realización de vuelos en entornos agresivos, de escasa visibilidad o climatología adversa.

 

Las instalaciones de Villacarrillo, que ofrecerán servicios a organismos oficiales, empresas, operadores, universidades y centros tecnológicos, supondrán un importante respaldo a la experiencia investigadora andaluza en relación con vuelos no tripulados. Destacan en este sentido los grupos de investigación de la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla, que participan a través de AICIA en diversos proyectos nacionales e internacionales de I+D+i centrados en componentes y sistemas.

 

Asimismo, el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (Catec), gestionado por la FADA, tiene entre sus líneas estratégicas el desarrollo de proyectos relacionados con UAS. Respecto al ámbito de la defensa, en la provincia de Huelva funciona el centro de experimentación de El Arenosillo, dependiente del INTA, que también estudia este tipo de aplicaciones pero orientadas a defensa y espacio.

 

Edición y Foto: José Fernández