dreamair

Las empresas más innovadoras se concentran en País Vasco, Navarra y Castilla y León

El Strategic Reseach Center de EAE Business School ha presentado el estudio «La Inversión en I+D+i en España»,  en el que se realiza un análisis del esfuerzo innovador de nuestro país. En 2008, España invirtió 324,7 euros en I+D+i por habitante, una cifra inferior a la media europea (476,2€) y muy alejada de los líderes europeos en esta materia: Noruega (1056,7€), Suecia (1341 €), Finlandia (1296,3 €) y Dinamarca (1157,5 €).

 

Sin embargo, y pese a estar por debajo de la media europea, España, en los diez últimos años, aumentó la inversión en I+D+i en un 174%. Según la Investigación, España ha logrado que su esfuerzo innovador represente un 1,35% de su PIB (aproximadamente el mismo porcentaje que los españoles gastan al año en Loterías y Apuestas del Estado), es decir, la importancia relativa del PIB en diez años ha crecido en más del 50% y sin embargo España todavía no alcanza la meta del 2% del PIB fijada para 2010.

 

Según la Agenda de Lisboa, la otra medida que permite conocer la dimensión innovadora de un país depende de la contribución del sector privado en la inversión en I+D+i y que debe ser del 66%. En el caso de España, el objetivo se revisó a la baja, se situó en el 55% y actualmente es del 54,81%, lejos de UE-27 (64,74%) y de países como Alemania (69,96%), Finlandia (74,73%), Reino Unido (66,49%) o Irlanda (65,03%) con grandes porcentajes gracias a la innovación de sectores de alto componente tecnológico. En España, el sector industrial es el más innovador.

 

I+D+i en las Comunidades Autónomas

En 2008, una de cada cinco empresas, con más de diez empleados, de España es Innovadora (20,6%). Existen 47.756 empresas EIN (empresas innovadoras en el periodo 2006-2008) en nuestro país y el 60% de ellas se concentran en Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid.

 

Las empresas de País Vasco, Navarra y Castilla y León son las que presentan mejor Intensidad en Innovación (importancia relativa del gasto realizado en actividades innovadoras en la cifra de negocios) con niveles de intensidad superiores a la media nacional (0,95%). En el caso vasco, alcanza el 1,55% el gasto en I+D+i de las empresas sobre la cifra de su negocio. En el extremo inferior, las empresas de Baleares (0,25%), Canarias (0,5%) y Murcia (0,57%).

 

La Investigación también analiza el gasto de las Comunidades Autónomas en I+D+i y destaca como Madrid, Navarra y País Vasco son las tres comunidades autónomas que han conseguido que el gasto en I+D+i represente el 2% de su PIB. Les sigue de cerca Cataluña que ha pasado de tener un esfuerzo innovador de 1,06% de su PIB en el año 2000 a 1,61% en 2008. Al otro lado de la clasificación, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia con niveles inferiores al 1%.

 

En España, hay una mayor propensión a innovaciones de tipo no tecnológico, “de hecho, las mayores innovaciones empresariales son de tipo organizativas relacionadas con nuevas prácticas en la organización de las tareas y métodos en los lugares de trabajo e innovaciones de marketing o comercialización, correspondientes sobre todo a actividades de promoción y publicidad de productos y servicios”, explica Mario González, director del Strategic Research Center de EAE y autor de la Investigación.

 

Conclusiones generales

España ha recortado la distancia que le separa de sus vecinos europeos en I+D+i entre 1998 y 2008 aunque continua sin alcanzar los objetivos de la Agenda de Lisboa.  La aportación del sector privado al esfuerzo innovador en España es una asignatura pendiente (aunque se hayan alcanzado los niveles del programa INGENIO 2010).

 

Una quinta parte de las empresas en el sector servicios son innovadoras. Los grandes contribuidores a la mejora en el esfuerzo innovador que nuestro país ha experimentado en la última década son las comunidades de Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja.

El tipo de actividad innovadora más común entre las empresas en España es la no tecnológica y las modalidades más destacadas, la organizativa y la de marketing.

 

Edición: José Fernández