dreamair

Denuncian que el aumento de tasas aeroportuarias es ilegal

Pasajeros tramitando el embarque, en el aeropuerto de Barcelona / Foto: José Fernández

Los agentes de viajes y operadores turísticos europeos están consternados por el alza en las tasas aeroportuarias españolas, que entró en vigor el 1 de julio, sin una consulta adecuada de los usuarios de los aeropuertos ni el tiempo la aplicación adecuada.

Los cargos también se aplicarán con carácter retroactivo sobre los billetes ya emitidos, para todas las salidas desde el 1 de julio.

El Presupuesto del Estado español para el año 2012, que fue aprobado el 29 de junio, incluye un aumento de las tasas aeroportuarias en torno al 18,9% en promedio, con un incremento mayor para el de Madrid-Barajas y Barcelona, cuyas tasas se verán incrementadas casi el doble de su importe actual. Las tasas de aeropuerto por pasajero en los vuelos operados entre Madrid y el Área Económica Europea van desde 6,95 a 14,44 euros, mientras que en origen las del aeropuerto de Barcelona – El Prat van de los 6,12 a 13,44 euros.

El aumento de las tasas aeroportuarias ha entrado en vigor al día siguiente de la publicación del nuevo presupuesto estatal el 1 de julio, contra la fuerte oposición de la industria, incluyendo las agencias de viajes y tour operadores europeos. El cargo se aplicará a todos los billetes con salida a partir del 1 de julio, incluidos aquellos que ya han sido emitidos por agencias de viajes, así como los operadores turísticos a través de los viajes combinados, aplicándose de este modo de forma retroactiva.

Las tasas perjdican el turismo

Mientras que algunas compañías aéreas ya han anunciado que van a pasar por los cargos adicionales a sus clientes, los operadores turísticos que venden todo incluido en los viajes combinados no pueden hacerlo. De acuerdo con la legislación europea en materia de viajes combinados (paquetes turísticos), los tour operadores pueden aumentar el precio del paquete para repercutir variaciones en los impuestos, tasas y cargos después de la celebración del contrato, pero sólo hasta 20 días antes de la salida de las vacaciones. 

Impacto en el consumidor

Ello vendrá a suponer un coste incalculable que las mayoristas deberán absorber sin poder repercutir al viajero, con el consiguiente deterioro de los ya de por sí reducidos márgenes del negocio. El impacto no es menor entre el consumidor final que se verá obligado a pagar cargos adicionales después de que ya han pagado sus billetes.

Los agentes de viajes y tour operadores han pedido a las autoridades españolas aplazar la implantación de los nuevos impuestos hasta después de la temporada alta de verano. La petición se ha centrado en salvar al menos las tasas aeroportuarias que se aplicarán a los billetes ya emitidos para a partir del 1 de julio, ya que es una pesadilla técnica y financiera para recuperar los cargos adicionales.

ECTAA y GEBTA, organizaciones que representan respectivamente a los operadores turísticos y vacacionales, así como a los  agentes de viajes de negocios, han advertido que el aumento de las tasas aeroportuarias españolas se han adoptado con total desprecio de la legislación europea. De acuerdo con la Directiva 2009/12/CE de 12 de marzo, cualquier incremento de las cargas y tasas a los usuarios de los aeropuertos deberá ser presentada con 4 meses de antelación a su entrada en vigor y la decisión deberá publicarse como mínimo con dos meses de antelación a su entrada en vigor.

Se infringe la legislación europea

La forma en que las tasas aeroportuarias se adoptaron son una clara infracción de la legislación europea y en este sentido lo han advertido ECTAA y GEBTA ante las autoridades españolas y ante la propia Comisión Europea.

Pasajeros en el aeropuerto de Girona

En palabras del presidente de GEBTA, Mathias  Warns «si bien podemos entender la necesidad de adaptar las tasas aeroportuarias para cubrir los costos y equilibrar las cuentas, no vemos por qué esto tiene que hacerse a expensas de la industria, que tiene que luchar para recuperar los costos de los pasajeros. La aplicación de una tasa aeroportuaria adicional con carácter retroactivo sobre los billetes ya emitidos para la salida a partir del 1 de julio es una pesadilla para la industria y da una señal equivocada a los viajeros».

Para el Presidente de ECTAA, Boris Zgomba, «Este es un duro golpe a la industria del turismo y en particular para los operadores turísticos que no pueden recuperar los costos adicionales de sus clientes. Es incomprensible que estos impuestos puedan ser adoptados como un tour de force, con desprecio por la industria y los viajeros, que son los clientes de los aeropuertos».

ECTAA y GEBTA esperan que este asunto sea revisado con mucho cuidado por las autoridades europeas competentes del cumplimiento de la normativa europea en materia de tasas y cargos aeroportuarios, y confían en que en aplicación de la normativa la aplicación de estos cargos adicionales sea diferida.