dreamair

La IATA dice que 2012 aún será un año difícil para el transporte aéreo

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha informado que en 2011 la demanda de pasajeros creció un 5,9% en comparación con 2010, en línea con la tendencia de crecimiento a largo plazo. Por el contrario, el mercado de carga descendió un 0,7%. El crecimiento de la demanda fue inferior a la capacidad (6,3% en el mercado de pasajeros y 4,1% en el de carga), provocando un descenso en los factores de ocupación. El factor medio de ocupación para el mercado de pasajeros en 2011 se situó en el 78,1%, frente al 78,3% de 2010, y el factor de ocupación en el sector de carga descendió hasta el 45,9% respecto al 48,1% en 2010.

 

«A pesar de la debilidad de las economías occidentales, el mercado de pasajeros resistió bien en 2011. Pero en general, 2011 ha sido un año de contrastes. El crecimiento positivo del tráfico de pasajeros, sobre todo durante el primer semestre, compensó el retroceso en el sector de carga. El optimismo en China contrastó con el pesimismo europeo. Irónicamente, la debilidad del euro favoreció la demanda de los viajes de negocios. Sin embargo, las aerolíneas europeas fueron las menos rentables debido a la aplicación de impuestos por parte de Europa y un enfoque restrictivo en política aeronáutica. La mejora de la confianza empresarial –aunque con cautela– es una buena noticia. Pero 2012 va a ser todavía un año duro», declaró Tony Tyler, consejero delegado de la IATA.

Mercado Internacional de Pasajeros

El aumento del 6,9% del tráfico internacional de pasajeros el pasado año refleja el crecimiento del 6,2% registrado entre febrero y julio, frente al incremento del 1,2% entre septiembre y diciembre. La capacidad subió un 8,2%, llevando el factor de ocupación hasta el 77,4%.

Las compañías europeas se situaron en segundo lugar por detrás de América Latina. La demanda creció un 9,5% en 2011, mientras que la capacidad aumentó el 10,2% y el factor de ocupación se situó en el 78,9%. El tráfico en diciembre subió un 9,8%, superado por el 10,3% que aumentó la capacidad. Estos resultados sorprenden a la luz de la crisis de deuda europea, sin embargo, las aerolíneas europeas se han beneficiado de un robusto crecimiento de los viajes de negocios de larga distancia debido, en parte, a las fuertes exportaciones del norte de Europa.

Las compañías norteamericanas tuvieron los factores de ocupación más altos, tanto en 2011 (80,7%) como en el mes de diciembre (80,5%). Estas cifras demuestran el fuerte ajuste de la capacidad ante un crecimiento de tan solo un 1% en diciembre y un 4% en 2011. Sin embargo, la capacidad creció un poco más que la demanda (1,4% en diciembre y 6% en 2011), dando lugar a unos factores de ocupación por debajo de los niveles de 2010.

Las compañías latinoamericanas lideraron el crecimiento del tráfico en 2011, con un aumento de la demanda del 10,2% en comparación con 2010, y fue la única región donde la demanda superó la capacidad (9,2% en 2011). Sin embargo, el fuerte crecimiento del tráfico en diciembre (8,8%) fue superado por un aumento de la capacidad del 11,1%. La buena salud de la economía doméstica y las relaciones comerciales con América del Norte y Asia favorecen el tráfico aéreo de América Latina.

El tráfico de las compañías de Oriente Medio creció un 8,9% en 2011, frente a una subida del 9,7% en la capacidad, provocando una reducción de los factores de ocupación (75,4%) –los más bajos por detrás de África. Sin embargo, diciembre terminó con una nota más positiva, registrando una subida del 11,7% frente a un aumento del 11% en la capacidad y un factor de ocupación del 77,1%. El ritmo de crecimiento de las líneas aéreas de la región se ha ralentizado, pero los precios competitivos y la excelente situación geográfica de sus centros de conexión permiten a las compañías de Oriente Medio seguir mejorando su cuota de mercado de larga distancia.

Las compañías de Asia-Pacífico registraron la diferencia más amplia entre el crecimiento anual de la demanda (4,1%) y el aumento de la capacidad (6,4%) en 2011, La principal causa de esta diferencia fue el terremoto y el tsunami que sufrió Japón, y cuyo impacto en el transporte aéreo debería ser temporal. Sin embargo, la fuerte caída del mercado de carga debido a una disminución de la demanda en occidente provocó una caída de los viajes de negocios. El factor medio de ocupación fue del 75,9%. En diciembre, la demanda subió un 3,7% y la capacidad se incrementó un 5,9%, lo que situó al factor de ocupación en el 74,7%.

Las líneas aéreas africanas registraron una caída de la demanda del 0,7% en el mes de diciembre, sin embargo, la demanda anual creció un 2,3%. La relativa debilidad de estos resultados se debe, en parte, a los disturbios civiles en varios países del norte de África. Por otro lado, los buenos resultados económicos en la región generaron una demanda significativa en el transporte aéreo, aunque las líneas aéreas africanas no pudieron sacar el máximo provecho de la situación y su bajo crecimiento representa una pérdida de cuota de mercado. La capacidad subió sólo un 0,2% en diciembre y un 4,4% anual. Los factores de ocupación fueron los más débiles (68,9% en diciembre y 67,2% anual).

Balance final

«La mejora de la confianza empresarial y las buenas noticias sobre la economía de los EE.UU. son hechos alentadores. Pero es demasiado temprano para predecir un aterrizaje suave en 2012. La crisis de la zona euro aún no ve el final. El fracaso de lograr una solución duradera tendrá consecuencias nefastas para las economías de todo el mundo. Y empujará al sector del transporte aéreo, casi con certeza, a los números rojos», apuntó Tyler.

«Las compañías aéreas han realizado grandes inversiones en nuevos aviones que consumen menos combustible y son más respetuosos con el medio ambiente. El reto consiste en utilizarlos de forma rentable en un mercado dinámico e incierto. Los gobiernos, por su parte, necesitan adoptar una visión estratégica de la industria aérea que reconozca su valor como catalizador para el crecimiento económico. Las líneas aéreas transportan aproximadamente tres mil millones de personas al año. Y más de un tercio del valor del comercio internacional se transporta por vía aérea.

Conseguir que la gente y las mercancías lleguen a sus destinos de manera más eficiente mejora la competitividad. Las inversiones en infraestructuras para que los aterrizajes y despegues se realicen con la mínima demora y la utilización de rutas más eficientes que permitan una reducción del consumo de combustible y de las emisiones de carbono. repercutirán en un crecimiento del PIB global, en lugar de tomar “miopes medidas” como la aplicación de nuevos impuestos. Esperemos que 2012 sea el año en que los políticos ponen el esfuerzo político necesario detrás de los proyectos importantes, como el Cielo Único Europeo, y NextGen en los EE.UU.», añadió Tyler.