dreamair

Colombia firma una declaración de intenciones para implicarse en la producción del KC-390 de Embraer

Los Ministros de Defensa de Brasil y de Colombia han firmado en Brasilia una declaración de intenciones con vistas a la participación del vecino país en el programa de desarrollo y producción del jet de transporte militar KC-390. En el acto estuvieron presentes directivos de Embraer. Este es el primer paso en las negociaciones bilaterales que definirán los términos y condiciones de la participación de Colombia en el programa, que podrá resultar en la instalación de una planta de piezas mecanizadas en ese país para atender al mercado aeronáutico, y en la adquisición, por parte del Gobierno Colombiano, de 12 aviones KC-390.

La relación entre Embraer y la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) tiene aproximadamente dos décadas. Desde 1992, la FAC opera 14 aviones Tucano, empleados en el entrenamiento de pilotos, y dos aeronaves EMB 110 Bandeirante, utilizadas para el transporte de personal. A estas aeronaves se suma la flota de 25 aviones turbohélices Super Tucano de entrenamiento y ataque ligero. En el área de aviación comercial, la empresa aérea estatal colombiana SATENA (Servicio Aéreo a Territorios Nacionales), utiliza cinco jets ERJ 145 y dos jets EMBRAER 170, respectivamente para 50 y 76 pasajeros, atendiendo a 43 destinos en todo el territorio colombiano.

 

«Con el inicio de las conversaciones para definir la participación de Colombia en el desarrollo del avión KC-390, y la participación efectiva en el mismo, estamos dando grandes pasos para acelerar considerablemente el desarrollar la industria aeronáutica colombiana a través de la Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana (CIAC), no solo porque se incrementará nuestras capacidades a nivel de ingeniería, sino porque nos sentimos muy orgullosos de estar en este proyecto junto con Embraer», manifestó el general del Aire Flavio Ulloa, Jefe de Operaciones Logísticas de la Fuerza Aérea da Colombiana.

 

«Con la experiencia de Embraer, de más de 40 años en el desarrollo de aviones, y de la Fuerza Aérea Colombiana, en el ámbito operacional, podremos trabajar conjuntamente para hacer del KC-390 una de las aeronaves más

modernas y versátiles para atender diferentes tipos de misiones, tanto a nivel militar como a nivel comercial, por lo cual agradecemos a Embraer habernos permitido ser parte de este proyecto».

 

Colombia se junta así a Chile, que también firmó una Declaración de Intenciones en participar del programa del jet de transporte militar. Sumadas, las intenciones de compra de las fuerzas aéreas de Colombia, Chile e Brasil, totalizan 46 aeronaves jets KC-390, siendo 28 por parte de la FAB, 12 por la FAC y otros seis por la Fuerza Aérea de Chile (FACH).