dreamair

Hoy se prevé lanzar el Meteosat 10, que supondrá un gran avance en las previsiones meteorológicas

Imagen virtual del Meteosat 10 / Foto: Agencia Espacial Europea

MSG-3 (Meteosat de Segunda Generación 3, que una vez declarado operativo cambiará su denominación por Meteosat 10), el más reciente satélite meteorológico geoestacionario de Europa, va a ser puesto en órbita esta noche desde la Guayana Francesa por un lanzador Ariane 5.

El instrumento clave del satélite es un radiómetro de alta resolución conocido como SEVIRI (Captador Giratorio de Imágenes Visibles e Infrarrojas), que ha sido diseñado y construido por Astrium, la compañía líder de Europa en tecnología espacial.

 

MSG-3, construido por Thales Alenia Space como contratista principal, será el más reciente satélite meteorológico que se coloque en órbita geoestacionaria, a 36.000 kilómetros por encima de la Tierra. Posibilitará que Eumetsat garantice la continuidad del servicio MSG durante más de diez años. La posición geoestacionaria facilita que el satélite disfrute de una clara “vista” de un tercio del planeta, con lo que podrá monitorizar fenómenos meteorológicos a lo largo de miles de kilómetros y proporcionar alertas varios días por anticipado. Los datos que recogen los utilizan meteorólogos de todo el mundo para predecir los fenómenos del tiempo con una antelación de cinco días como mínimo, y también los difunden día a día los canales de televisión por todo el mundo bajo la forma de mapas meteorológicos obtenidos mediante satélites.

Foto: Agencia Espacial Europea

Con objeto de elaborar estos mapas y hacer posible un pronóstico del tiempo que sea preciso, cada satélite Meteosat está equipado con un instrumento principal, el radiómetro de captación de imágenes, instalado en el corazón mismo del satélite.

Diseñado y construido por Astrium, el radiómetro observa en los espectros visible e infrarrojo los fenómenos meteorológicos que acaecen en una tercera parte de la superficie de la Tierra. MSG-3, por ejemplo, hará un seguimiento del área que va aproximadamente desde el Polo Norte hasta el Polo Sur y de Chile a la India.

 

Portará consigo el tercer instrumento SEVIRI que se instala en MSG y el décimo radiómetro diseñado y construido por Astrium para la constelación Meteosat; las primeras unidades estuvieron en servicio en el espacio hasta 19 años.

Desde que en 2004 comenzara a funcionar en órbita el primer modelo, SEVIRI se ha convertido en la referencia mundial para el diseño de la próxima generación de radiómetros. Es el instrumento meteorológico de más alto rendimiento actualmente en órbita geoestacionaria.

SEVIRI representa un considerable avance con respecto a los radiómetros de la primera generación de Meteosat. Puede detectar 12 (en vez de tres) entornos espectrales, lo que aporta una mejor capacidad de observación. Posee un factor de resolución tres veces mayor que el de los radiómetros precedentes (de hasta un kilómetro), lo que significa que puede enfocar sobre fenómenos meteorológicos locales en el modo y momento en que sea necesario. Además, SEVIRI puede hacer un barrido del área observada en sólo 15 minutos, en vez de los 30 que necesitaba la generación precedente.

Hará la vida más segura

Gracias a su sofisticado instrumento, Meteosat Segunda Generación (MSG) desempeña un importante papel en hacer del mundo un lugar más seguro mediante el suministro de datos más detallados y de forma más frecuente. Tales datos hacen posible mejorar la detección de condiciones meteorológicas adversas, la clase de información que resulta especialmente útil para los operadores de transporte aéreo.

También debería ser posible contar por adelantado con mejores alertas de huracanes.Esta nueva generación de satélites Meteosat es capaz de detectar áreas muy reducidas de baja presión atmosférica con el potencial de convertirse en tormentas, lo que permite a los organismos de emergencia reaccionar con mayor rapidez.

Los cuatro satélites del programa MSG

Foto: Astrium

El programa MSG consiste en un exhaustivo y detallado sistema que abarca un segmento terreno y cuatro satélites. El primero, rebautizado Meteosat 8 cuando entró en servicio, fue lanzado en agosto de 2002, y el segundo (Meteosat 9) en diciembre de 2005. Astrium es socio clave de los principales elementos del programa.

Además del radiómetro SEVIRI, Astrium suministró piezas críticas para el sistema MSG-3 (suministro eléctrico, sistema de actitud y control orbital, sistema de propulsión del satélite), y desarrolló la principal herramienta de procesado de imágenes que emplea Eumetsat.

Los satélites MSG operan de forma concertada con satélites meteorológicos en órbita baja, como la constelación europea MetOp, también construida Astrium. Los datos recogidos por los satélites geoestacionarios poseen la ventaja de que su amplitud es mundial y de estar siempre disponibles, lo que proporciona a los encargados del pronóstico del tiempo una información de base desde la cual trabajar. En una etapa posterior ésta se refina y detalla con los datos recogidos por satélites en órbita baja, que examinan nuestro planeta con extrema precisión.

El sistema de satélites MSG es un proyecto conjunto en el que participan la Agencia Espacial Europea (ESA) y Eumetsat, la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos, y ha sido diseñado para sustituir a la constelación Meteosat de primera generación, que ha estado en servicio desde 1977: una continuidad y fiabilidad excepcionales en términos de captación de imágenes meteorológicas. El primer programa Meteosat comenzó hace más de 40 años, y desde que tomara el testigo, Astrium sigue desempeñando un papel de capital importancia en el programa junto a Thales Alenia Space.

 

Por otra parte, Astrium es el contratista principal del lanzador Ariane 5, el fiel caballo de batalla europeo diseñado para una amplia variedad de misiones pesadas. Mediante su bien conocida versión ECA, el cohete Ariane inyectará en órbita dos satélites: EchoStar XVII –de telecomunicaciones– y MSG-3 –meteorológico– se posicionarán en una órbita geoestacionaria de transferencia (GTO) a una altitud-objetivo de 35.786 kilómetros, a una velocidad de 9.857 metros por segundo (velocidad inercial). Para Ariane 5 será su sexagésimo tercer vuelo.