dreamair

Sentinel-4: Astrium se adjudica otro contrato de observación de la Tierra

Astrium, la primera compañía espacial de Europa, será la empresa contratista principal para el desarrollo y construcción de dos instrumentos de alta precisión destinados a la monitorización de la atmósfera para la Agencia Espacial Europea (ESA). Los dos espectrómetros, denominados Sentinel-4, proporcionarán, por vez primera desde una órbita geoestacionaria, mediciones sobre la calidad de nuestra atmósfera y su composición química. Su posición a una altitud de 36.000 kilómetros hará posible la monitorización constante de Europa y Norte de África cada hora.


Los datos así adquiridos se precisan con urgencia para la investigación sobre el clima y, por ejemplo, Sentinel-4 habría hecho posible determinar la extensión de la nube de cenizas que se produjo tras las erupciones de los volcanes Eyjafjallajoekull y Grimsvoetn de Islandia en 2010 y 2011.

«Sólo los satélites hacen posible una observación del entorno de manera global y permanente y además, utilizan la más reciente tecnología. Sentinel-4 será un importante instrumento de MTG (Meteosat de Tercera Generación) para la vigilancia de alta definición de la atmósfera sobre Europa. Se trata de capacidad tecnológica Astrium del más alto nivel para aplicaciones de medio ambiente y seguridad global», declaró Evert Dudok, CEO de Astrium Satellites. «Además, como contratista principal, Astrium involucrará a 45 empresas de 11 países europeos en la construcción de Sentinel 4». Dudok añadió que «Astrium ya construye para ESA otros dos satélites Sentinel, destinados al importante programa europeo de vigilancia del medio ambiente GMES» (Monitorización del Medio Ambiente y la Seguridad a escala mundial).

Mediante este pedido de Sentinel-4, de 149,2 millones de euros, se adjudica a Astrium un importante elemento del programa GMES. La empresa cuenta ya con valiosa experiencia procedente del desarrollo del primer satélite europeo de medio ambiente en órbita baja, Envisat, y del instrumento Sciamachy para perigeo que se encuentra a bordo de éste y que es el antecesor del Sentinel-4.

Estos instrumentos, de unos 150 kilogramos de peso, se lanzarán al espacio en 2019 y 2027 a bordo de los satélites meteorológicos MTG (Meteosat de Tercera Generación) y cada uno de ellos tendrá una vida útil de ocho años. El elemento principal de estos instrumentos de alta tecnología son dos espectrómetros que distinguen según su longitud de onda la luz solar reflejada por las moléculas de gas de la atmósfera – y no sólo en el espectro visible, sino también el ultravioleta y el infrarrojo.

Mediante sensores CCD (“tecnología de dispositivos de carga acoplada”), similares a los que se encuentran en las cámaras digitales, se mide la intensidad de longitudes de onda específicas, de lo que se puede deducir con exactitud la presencia de gases residuales, como el ozono o el óxido de nitrógeno. Del mismo modo, también puede medirse con la máxima precisión los aerosoles y la dispersión de las nubes.

Para el desarrollo y construcción de Sentinel-4 Astrium va a formar un equipo de unos 45 subcontratistas. En un primer momento se comenzará con un equipo central en el que también se encuentra la empresa Kayser-Threde de Múnich y los científicos de la Universidad de Bremen (IUP) que se ocupan de la investigación de la atmósfera.

 

Acerca de GMES

GMES (“Global Monitoring for Environment and Security”, traducible como “monitorización global en beneficio del medio ambiente y la seguridad”) se trata de un programa conjunto entre la UE y la ESA para una sofisticada vigilancia de la Tierra mediante el uso de sensores terrenos y espaciales, para poder ofrecer a los políticos y especialistas datos actualizados, destinados a ayudar en la toma de decisiones sobre política medioambiental, económica, de transporte o de seguridad.

Su objetivo consiste en integrar en Europa las diversas actividades de las áreas geocientíficas así como la observación de la Tierra. Para ello debe, por un lado, hacerse la utilización más eficiente posible de los sistemas de satélites ya existentes y de sus datos; y por otro de la instalación de sistemas operativos duraderos especialmente configurados para este abanico de tareas. La serie de satélites y misiones Sentinel conformará en Europa el segmento espacial dedicado de GMES.