dreamair

Lanzado con éxito el satélite de investigación medioambiental Sentinel-1A

La antena se ha desplegado según lo previsto


La nueva gran antena de 12,3 metros por 0,9 metros del instrumento radar del satélite medioambiental Sentinel-1A, desarrollada por Airbus Defence and Space, se ha desplegado y fijado en posición con éxito en las primeras horas de esta madrugada tras ser lanzado al espacio.

Sentinel-1A, construido para la Agencia Espacial Europea (ESA) por Thales Alenia Space Italia como contratista principal, es el primero de una serie de satélites de observación de la Tierra especialmente desarrollados y construidos para el programa europeo de vigilancia del entorno y seguridad, Copernicus. Anoche, a las 23.02 CEST, el satélite fue lanzado con éxito, a bordo de un lanzador Soyuz, desde el puerto espacial de Kourou, en la Guayana Francesa.

“El satisfactorio comienzo de la misión Sentinel-1, y por lo tanto, del programa Copernicus, abre una nueva era en la observación de la Tierra. Con el potente instrumento radar del satélite –el corazón de la misión– y sus aptitudes ‘todo tiempo’, ‘24 horas al día’, Airbus Defence and Space está haciendo una aportación decisiva a una observación operativa de la Tierra todavía más efectiva, que beneficiará más que nunca tanto a la naturaleza como a los seres humanos”, dice François Auque, Director de Space Systems. “El instrumento también suministrará datos sin precedentes a los científicos”.

Imagen virtual del Sentinel-1A en órbita

Imagen virtual del Sentinel-1A en órbita

Tras un vuelo de sólo unos 25 minutos, el satélite se colocó con precisión en la órbita que se le había asignado. Las primeras comunicaciones con Tierra mostraron que el sistema está funcionando como se había previsto. Varios ingenieros de Airbus Defence and Space ayudaron a los técnicos de la Agencia Espacial Europea (ESA), que trabajaron durante toda la noche en el centro de control de satélites de Darmstadt para desplegar y fijar paso a paso los paneles solares y la antena de radar de cinco segmentos y 12,3 metros de largo. De esta manera, el satélite Sentinel-1A ha superado con brillantez su crítica fase inicial.

A lo largo de los próximos días se comprobarán sistemáticamente todos los subsistemas; en las primeras horas de la madrugada del domingo se encenderá por vez primera en el espacio el instrumento radar. Éste se calibrará minuciosamente a lo largo de una fase de puesta en servicio que durará aproximadamente tres meses, después de la cual puede comenzar su funcionamiento de rutina. La duración prevista de la misión es de siete años, pero el satélite tiene suficientes recursos para durar un total de 12 años.

Sentinel-1, ha sido diseñado específicamente para llevar a cabo una amplia gama de tareas relacionadas con el medio ambiente y la seguridad. Será utilizado por un numerosos servicios operacionales, ayudará a establecer rutas marítimas, monitorizar las capas de hielo y los derrames de petróleo en el océano. También podrá observar fenómenos medioambientales, como incendios forestales, corrimientos de tierras e inundaciones. Así mismo, proporcionará información y apoyo a misiones de asistencia, rescate y ayuda humanitaria durante catástrofes, en las que es vital contar con datos actualizados con toda la rapidez posible.

Acerca de Copernicus

Copernicus es el más ambicioso programa de observación de la Tierra hasta la fecha. Proporcionará información precisa, oportuna y de fácil acceso para mejorar la gestión del medio ambiente, comprender y mitigar los efectos del cambio climático y garantizar la seguridad civil. Copernicus es la nueva denominación del programa de Seguimiento Mundial para el Medio Ambiente y la Seguridad, conocido antes como GMES. Encabezan esta iniciativa la Comisión Europea (CE) en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA).

ESA está a cargo de la coordinación del componente espacial del programa, gestiona el suministro de datos procedentes de más de 30 satélites participantes y opera, conjuntamente con Eumetsat, los satélites Sentinel; la EEA es la responsable de los datos obtenidos por sensores aéreos y terrenos. La CE, que actúa en representación de la Unión Europea, tiene la responsabilidad de la iniciativa en su conjunto, de fijar los requisitos y de gestionar los servicios.