dreamair

Tres empresas asociadas al cluster HEGAN participan en la misión Gaia de la ESA

Tres empresas

Sener aporta el

Sener aporta el parasol protector del satélite

asociadas en el Cluster de Aeronáutica y Espacio HEGAN participan en la misión científica Gaia, un satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA). Durante cinco años Gaia recogerá datos de 1.000 millones de estrellas para construir un mapa en tres dimensiones de la Vía Láctea. El lanzamiento está previsto para mañana 19 de diciembre de 2013 a bordo de un lanzador Soyuz que despegará de Kourou, en la Guayana francesa.

Gaia, diseñado y construido por Astrium, una compañía del grupo EADS, observará nuestra galaxia y realizará un censo que permitirá a los astrónomos comprender mejor el origen y la evolución de la galaxia. Asimismo, Gaia desvelará cientos de miles de objetos desconocidos, tales como asteroides en nuestro propio Sistema Solar, planetas en órbita a estrellas cercanas y explosiones estelares –supernovas– en otras galaxias. Según han avanzado desde la ESA, también será capaz de “estudiar la distribución de la materia oscura, una sustancia invisible que solo se puede detectar a través de su influencia gravitatoria sobre otros cuerpos celestes”.

SENER, miembro fundador de la Asociación Cluster HEGAN es el contratista principal del parasol protector desplegable del satélite científico Gaia que, junto con los avanzados espejos electrónicos, son los principales elementos críticos del satélite. En conjunto 40 empresas de 16 países forman la participación industrial del proyecto.

El parasol desplegable concebido por SENER es una estructura de 11 metros de diámetro y 100 metros cuadrados de superficie, con 12 marcos idénticos de despliegue simultáneo que sujetan dos mantas térmicas colocadas en paralelo. La manta enfrentada al sol es reflectante y permite que sólo una parte de la energía solar pase a la zona de sombra, donde se alojan el satélite y los instrumentos. Su despliegue en órbita debe conseguir la estabilidad térmica del sistema óptico, con el fin de evitar que los rayos del Sol incidan sobre los telescopios, minimizando la radiación solar y evitando las variaciones de temperatura para no alterar la óptica durante la exploración del cielo.

Los mecanismos de despliegue, también de SENER, incluyen un sistema de sincronización de los marcos, soportes flexibles de sujeción de los protectores a los marcos para la absorción de las tensiones por las diferencias de temperatura y un sistema de despliegue basado en muelles con regulador.

Además, SENER se encarga del mecanismo de posicionamiento de los espejos secundarios de los telescopios, que une el espejo reflector al banco óptico, llamado Subsistema M2M. Este equipo de precisión sub-micrométrica corrige los mínimos desajustes de los telescopios.

SENER ha traccionado igualmente la participación de otros socios del Cluster HEGAN. Así, Nuter ha suministrado componentes de alta precisión para este proyecto y el Centro de Tecnologías Aeronáuticas se ha encargado de realizar los ensayos de vibración del parasol en una sala blanca. Concretamente, el CTA ha realizado ensayos funcionales del desplegado del parasol y el control de medición en tres dimensiones de los puntos clave de este componente, así como las pruebas de vibración para comprobar que el funcionamiento sea igual al que tendrá que desempeñar en el espacio.

La participación industrial española incluye también a las empresas EADS CASA, con el diseño y fabricación de la antena de alta ganancia, la estructura del módulo de servicio fabricada en fibra de carbono y el cableado del citado módulo y Astrium Crisa ha sido la responsable de la electrónica miniaturizada o CCD. Por otra parte, Alter Technology Group, GMV, Mier Comunicaciones, Rymsa y Thales Alenia Space España también han contribuido con sus tecnologías de verificado de componentes electrónicos, desarrollo del software para las operaciones de misiones científicas espaciales y el sistema de dinámica de vuelo, los amplificadores de bajo ruido para la antena de Casa Espacio, las antenas TTC y la electrónica del reloj de rubidio que sincroniza las señales horarias que regulan el funcionamiento de los telescopios, respectivamente.