dreamair

El Trofeo Bielsa-Lacorte congregó a 33 ultraligeros en Castejón de Sos

Uno de los aterrizajes de precisión del Trofeo Bielsa-Lacorte

El pasado fin de semana se celebró en el aeródromo de Castejón de Sos (Huesca) la octava edición del Trofeo Bielsa Lacorte para aeronaves ligeras.

Al mismo tiempo se festejó el décimo aniversario de la creación del campo de vuelo con la pista de 500 m.

A pesar de la crisis, en esta edición se han acercado a Castejón un total de 33 tripulaciones procedentes de Aragón, Cataluña, Cantabria, Castilla y León, La Rioja y Francia.

La meteorología ha sido muy buena durante todo el fin de semana, sin bien las previsiones en principio anunciaban tormentas. A lo largo de la jornada del sábado fueron llegando la mayoría de tripulaciones que se alojaron en distintos hoteles de Castejón de Sos.
Para celebrar los 10 años del aeródromo se organizó una cena al aire libre en el mismo campo de vuelo para unos 50 comensales. La buenas temperaturas y el ambiente distendido favorecieron una larga velada.

Jesús López, con el trofeo de ganador

El Trofeo Bielsa-Lacorte de aterrizajes de precisión para aeronaves ligeras contó con 13 participantes. El ganador fué el piloto Jesús López Lajarín, procedente del campo de vuelo de Moiá (Barcelona) pilotando un Tecnam Sierra.  Este piloto, que es la segunda vez que gana el trofeo, recibió como premio un cuartizo que deberá conservar durante 12 meses hasta que se celebre la novena edición del trofeo.
El segundo clasificado fué Jesús Soler del campo de Villanueva de Gállego (Zaragoza) a bordo de un Flight Desing CT, que recibió como premio un cuartizo que también deberá guardar durante un año.  
El tercer clasificado fué Pedro Pérez, del campo de Tardienta, pilotando un X-Air. Cinco de los participantes «cayeron en la grieta» y 2 aterrizaron a más de 30 metros de la línea de contacto. La prueba consiste en aterrizar en una parrilla marcada en una de las cabeceras de la pista.
Los pilotos deben tocar con el tren principal de la aeronave en la línea de contacto. Cuanto más se alejan de esta línea, más penalización reciben. Los pilotos que aterrizan antes de la línea quedan descalificados y es que el Trofeo Bielsa-Lacorte se inspira en la Coupe Geiger de aterrizajes en glaciar donde la precisión es fundamental porque cualquier error puede tener consecuencias fatales como la caída en una grieta.
El Trofeo Bielsa-Lacorte es un evento de vuelo de montaña que está plenamente consolidado en el calendario de actividades para aeronaves ligeras. Se viene celebrando desde el año 2004 con la única excepción del 2008 donde la prueba de aterrizajes fue anulada por mal tiempo.