dreamair

UN INFORME DE AESA DICTAMINA QUE EL VUELO SIN MOTOR DEBE SALIR DEL AEROPUERTO DE HUESCA-PIRINEOS

Un informe técnico realizado por AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) afirma la incompatibilidad entre las actividades comercial y deportiva en el aeropuerto de Huesca, en concreto el vuelo sin motor, que se practica en Monflorite desde los años 50 del siglo XX.

Según explica el Aeroclub Nimbus en su web, el informe

considera hechos probados que las condiciones de la actividad del vuelo sin motor (VSM) se han visto degradadas por la reconversión del aeródromo de Monflorite en el actual Aeropuerto Huesca-Pirineos, basándose en el incumplimiento del RD 2280/1986 que regula las dimensiones de la pista deportiva en 1.075 x 140 metros cuando la pista finalmente construída es de únicamente 650 x 12 metros, quedando además huérfana de las servidumbres aeronáuticas en él reguladas.

Adicionalmente, el informe advierte de que distintos aspectos del Anexo 14 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) no se están cumpliendo en la actual configuración del campo de vuelos y que de ello se desprende una falta de seguridad para ambas actividades.

 

El informe, que también reconoce que el Plan Director del Aeropuerto tenía que dar cabida a ambas actividades termina recomendando que con el único objetivo de preservar la seguridad de los usuarios se facilite el traslado del vuelo sin motor a otro aeródromo.

 

Ante esta circunstancia, el pasado 18 de diciembre la Dirección del Aeropuerto prohibió el Vuelo sin Motor en Huesca-Pirineos argumentando un supuesto deterioro del firme de una de las pistas del aeropuerto debido a las bajas temperaturas que nuestros técnicos no han constatado. Esta decisión es en nuestra opinión una muestra más de la arbitrariedad y beligerancia con la que el gestor del aeropuerto trata a nuestra actividad.

Los dirigentes del Aeroclub, han solicitado a AESA la inmediata realización de una inspección del firme de las dos pistas del aeropuerto y que si se confirma tal deterioro se pongan medidas para poder utilizar la pista comercial hasta lograr una resolución definitiva al problema.

 

Solución realista
Llegados a esta situación, todas las partes: AESA, los usuarios, e incluso la propia AENA (aunque siempre extraoficialmente) reconocen que la única solución posible al problema es la reubicación del VSM en otra ubicación próxima a la zona que permitiese una operación sin interferencias y recuperando unas garantías de seguridad adecuadas para ambas actividades.

 

Esa ubicación existe en el Ayuntamiento de la Sotonera. Siguiendo los requisitos que la propia AENA sugirió años atrás para facilitar el traslado, el apoyo de las instituciones ha posibilitado la disposición de unos terrenos que serían idoneos para un nuevo aeródromo. Los usuarios del VSM del aeropuerto entendemos que ahora es AENA como único responsable quien debe asumir la construcción de un aeródromo deportivo, público, con unas instalaciones similares a las existentes antes de la remodelación del ahora aeropuerto de Huesca-Pirineos al que trasladar un legado histórico y cultural que forma ya parte de la ciudad de Huesca.

 

Edición: José Fernández