dreamair

La Roja del Aire compite en Francia en el Mundial de Vuelo Acrobático

Anselmo Gámez, Juan Velarde y Cástor Fantoba / Foto: Guillard et Vincent

Anselmo Gámez, Juan Velarde y Cástor Fantoba / Foto: Guillard et Vincent

Tras diez días de entrenamientos libres en el aeropuerto de Châteauroux-Déols (Francia), la selección Española de Vuelo Acrobático, formada por Cástor Fantoba, Juan Velarde y Anselmo Gámez, está en condiciones de iniciar su participación en el Campeonato del Mundo, en el que participan 63 pilotos de 18 países.

Tienen por delante 10 días en los que se llevaran a cabo cinco vuelos. Cuatro son para disputar el Mundial de Acrobacia Clásica y el restante para optar al mundial Freestyle. El combinado español es veterano de esta competición y conocen bien el peso de las medallas que otorga la Federación Aeronáutica Internacional (F.A.I.), ya que han subido al pódium en multitud de ocasiones.

De hecho, la selección ostenta la medalla de Europa el Bronce por equipos y Fantoba es campeón de Europa individual.

Estos resultados recientes, sumados a la experiencia –que en un deporte tan complejo como este es fundamental- sitúan a nuestros pilotos como serios candidatos al pódium final en estos vigesimoctavos campeonatos del mundo. La selección anfitriona y el siempre poderoso equipo Ruso, son a priori los grandes rivales a los que se enfrenta la roja del aire, que tras tres años de entrenamiento dirigido por Nikolai Nikitiuk pasa por uno de sus mejores momentos.

En este sentido Cástor Fantoba ha comentado que «Nikolai nos ha quitado la venda de los ojos y nos ha enseñado que con la madera que ya teníamos cortada podíamos llegar a lo más alto, y prueba de ello son los resultados que hemos obtenido en los últimos Europeos».

En este sentido, Juan Velarde asegura que «lo más importante ahora es confiar en el trabajo hecho durante los meses de entrenamiento junto a Nikitiuk y conservar la sangre fría durante los próximos 10 días». La primera prueba a la que se enfrentará la selección en este mundial será el Programa Q o Conocido, que es una tabla emitida por la FAI con muchos meses de antelación y que todos los pilotos participantes han entrenado hasta la extenuación.

Se vuela por orden establecido en sorteo y cuanto más tarde, mejor para los pilotos. Con estos datos en la mano, la selección española ha tenido bastante suerte, ya que Juan Velarde saldrá 44, Cástor Fantoba lo hará en la cuadragésima posición y, Anselmo Gámez, menos afortunado volará el decimosexto.

A priori no supone un problema para los miembros de la selección, pero esta tabla marca la primera diferencia y de cara a unos resultados finales óptimos es importante lograr acumular el mayor número posible de puntos, que sirvan de colchón ante posibles variaciones de rendimiento a lo largo de la extenuante competición.

«Los cuatro vuelos puntuables a lo largo de diez días hacen de esta competición una prueba de resistencia psicológica, en la que esperas 78 horas para volar siete minutos en los que te juegas el trabajo de todo un año», explica Anselmo Gámez.

Fantoba pilota un Sukhoi Su-26, de la misma factoría que los fabricantes de cazas. Sus 400 caballos y 700 kilos le confiere más potencia y tracción que ningún otro 20 años después de su primer vuelo, aunque es menos manejable que otros. Pero reconoce que la mayoría de los pilotos están ahora detrás de los Extra, unos modelos alemanes que apuntan al futuro de la aviación extrema.

Cartel del Campeonato

Cartel del Campeonato

Fotos de la jornada inaugural en Facebook

Programas de vuelo

Dentro de cada categoría, cada piloto vuela varios programas. Una competición internacional está compuesto por un vuelo Conocido, un vuelo Libre y dos vuelos Desconocidos.

– Conocido (Known): determinado cada año por la FAI o el aero club nacional. Es conocido comúnmente como el programa Q (de clasificación, Qualification).

– Libre (Free): En este programa, cada piloto tiene la oportunidad de demostrar sus habilidades personales de vuelo, el talento creativo y las características/rendimiento de la aeronave mediante el diseño de su propia secuencia.

– Desconocido (Unknown): Este programa se da a conocer a los participantes sólo 12 horas antes de la competición. En las competiciones locales a menudo el órgano de gobierno o el juez principal eligen la secuencia desconocida. En las competiciones internacionales, son los pilotos los que proponen las figuras. Los pilotos no deben practicar la secuencia desconocida antes de volar.

– 4 minutos libre: Sólo los pilotos acrobáticos de la categoría ilimitado pueden ser invitados a volar este programa.  

Normativa

Las maniobras principales a la hora de realizar acrobacia incluyen la rotación del aparato sobre su eje longitudinal (alabeo), sobre su eje transversal (Cabeceo) y sobre su eje vertical (guiñada). Según la dificultad, se distinguen cinco categorías Primary (nivel elemental o de iniciación), Sportsman (deportivo), Intermediate (Intermedio), Advanced (avanzado) y la modalidad de Unlimited (Ilimitado), en la que compiten los mejores pilotos del mundo, entre los que se encuentra el español Cástor Fantoba.

La puntuación la otorgan los jueces (grading judges), quienes con la ayuda de un asistente o colaborador valoran la actuación en función de factores como la calidad (puntuada de 0 a 10) y el posicionamiento. En caso de que se estime que algún participante no actúa cumpliendo los preceptos de seguridad puede ser penalizado hasta con la descalificación.

Algunas de las principales maniobras son las barrenas, los toneles, los ochos, los Humpty Bump o los looping (rizos).

La seguridad es uno de los parámetros que mayor complejidad y desarrollo han adquirido con los años. En los inicios de la acrobacia eran frecuentes los accidentes y sus consecuencias solían ser fatales. A día de hoy, la cifra de siniestros se ha reducido considerablemente, hasta su practica desaparición

La realización de movimientos y maniobras aéreas requiere de una buena preparación y un alto nivel de resistencia, a fin de poder evitar situaciones comprometidas para la integridad física del piloto.

Caja Acrobática

La caja de acrobacia aérea es un volumen de espacio aéreo en el cual el avión acrobático debe permanecer mientras realiza una secuencia. Tanto su longitud como su anchura son de 1,000 metros. Su altura varía en función de la normativa FAI, el Aero Club nacional o de las normas locales aplicables en la competición. Señales de fondo blanco en cada esquina de la caja son visibles para el piloto desde el aire. En todas de categorías, se aplican sanciones cuando se sobrepasan los limites de la caja. La caja tiene dos ejes:

El eje A atraviesa la línea de visión de los jueces. Es a lo largo de este eje donde la mayoría de las figuras suelen ser ejecutadas.

El eje B es perpendicular al eje A, alejándose de los jueces. Este eje se utiliza para la corrección de la posición transversal en la caja. La dirección del viento siempre se declara oficialmente a lo largo del eje A. Esto, sin embargo, no siempre refleja la realidad, y por lo general durante el curso de una secuencia el participante resbalará hacia o desde la línea de jueces. El participante podrá ampliar o reducir las maniobras acrobáticas a lo largo del eje B para obtener el posicionamiento deseado.

El “suelo” de la caja es de 460 metros sobre el nivel del suelo para los competidores de nivel primario. Para los competidores de la categoría de ilimitado el “suelo” se reduce a 100 metros sobre el terreno.

El “techo” de la caja es de 1.000 metros por encima de su “suelo”. Antes de que una categoría se inicie, un competidor marcará la caja volando a lo largo de sus límites (laterales, techo y suelo). Esto permite a los jueces visualizar la caja en el cielo y los prepara para poder juzgar un avión si vuela fuera de los límites de la caja.