dreamair

Al menos 267 aeronaves estarán en activo este verano para extinguir los incendios forestales que surjan

Medios aéreos de la Generalitat de Catalunya, en el Aeropuerto de Sabadell / Foto: JFG

Medios aéreos de la Generalitat de Catalunya, en el Aeropuerto de Sabadell / Foto: JFG

Este mes comienza la campaña contra incendios 2013, anque en algunas comunidades, debido a su situación y climatología, están ya en el segundo periodo, una vez concluida la precampaña. Para este verano se pondrán en servicio un total de 267 aeronaves que ya están adjudicadas y distribuidas por el territorio nacional.

Según Dámaso Castejón, Secretario General de AECA & Helicópteros, asociación que aglutina el 90% de medios dedicados a la extinción de incendios, «se cuenta con un número de aeronaves prácticamente idéntico al del pasado año, si bien es cierto, que la tónica más general ha sido la contratación por menos periodo y menos horas de vuelo por parte de las comunidades autónomas, que son las que ostentan las competencias en materia de extinción de incendios».

A esto, hay que sumar que desde el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (MAGRAMA) han suprimido cuatro unidades de aviones anfibios que estaban destinados en la base de Matacán (Salamanca), Canadair CL-215. Los que se mantienen son 10 helicópteros Kamov, con una carga de hasta 4.500 litros por unidad.

Pese a que 2013 está resultando ser muy lluvioso, todo debe estar preparado para la gran cantidad de vegetación que está creciendo en los parajes. «Teniendo en cuenta que ha sido un año muy lluvioso, los montes y bosques de nuestro país presentan un riesgo importante de cara al verano. La vegetación ha crecido en exceso y con el calor de los meses de verano, si se alcanzan altas temperaturas, se convertirá en un combustible de propagación rápida de incendios», comenta Castejón.

En 2012 el fuego arrasó más de 200.000 hectáreas de superficie forestal, y será recordado como el peor año del decenio en materia de incendios. Una cifra que pone de manifiesto y justifica la necesidad de los medios que se destinan a labores de prevención y extinción de incendios, que el año pasado contó con un dispositivo de 275 aeronaves que volaron más de 22.000 horas.

Las compañías de trabajos aéreos, luchan cada año por seguir mejorando sus servicios, reinvirtiendo casi el 20% de su facturación anual en la formación y especialización de su personal, siendo un sector con 2.300 empleados, y en el mantenimiento y renovación de la flota.