dreamair

Iberia subasta vuelos en pesetas, a precios de los años 50

Iberia

Iberia

La aviación comercial celebra esta semana el 70 aniversario de los vuelos entre Europa y América Latina. Iberia fue la primera aerolínea en establecer conexiones directas entre ambos continentes después de la Segunda Guerra Mundial.

Iberia

Iberia

Para celebrarlo, va a subastar durante toda esta semana vuelos a varios destinos de América Latina en pesetas y con un precio de salida de los años 50, 7.250 pesetas, exactamente lo que costaba el billete Madrid-Buenos Aires en 1946.

Hoy comienzan las subastas con Buenos Aires, Montevideo como primeros destinos, además de México y Miami. Durante toda la semana, destinos de Iberia en América y Europa se subastarán a precios de partida de  hace 70 años.

Esta semana de celebración del 70 aniversario Iberia ha querido ambientar su portal de Subastas, ubicado dentro de iberia.com, con la estética de los años 50, fecha de los primeros vuelos a América Latina. Por eso ha utilizado imágenes de entonces, papel pintado como fondo y el logo de aquella época. Además de realizar las subastas en pesetas, la moneda que se utilizaba en España en esos años.

Primer vuelo a América Latina

El 22 de septiembre de 1946 un cuatrimotor Douglas DC-4 de Iberia despegó del aeropuerto de Madrid rumbo a Buenos Aires. Tras 36 horas de viaje y paradas en Villa Cisneros (Sáhara Occidental) y las ciudades brasileñas de Natal y Río de Janeiro, el avión aterrizó en el aeropuerto bonaerense de Morón. Posteriormente, la ruta prescindió de la escala en Natal e incluyó Montevideo.

Iberia

Iberia

El trayecto resultaba verdaderamente una experiencia, y no solo por la duración del viaje, 36 horas incluidas las escalas y una noche en el parador de Villa Cisneros, construido específicamente para que los clientes pudieran pernoctar en el vuelo de regreso. Cruzar el Atlántico era bastante crítico, lo que obligaba a tomar algunas precauciones; por ejemplo, calcular al detalle el peso de todo lo que viajaba en el avión: equipaje facturado, de mano e, incluso, a los propios pasajeros.

Además, como consecuencia de tan largo viaje, se vio la necesidad de crear una figura especial que atendiera a los pasajeros. Fue entonces cuando viajaron las primeras azafatas.