dreamair

Lufthansa, IAG, Easyjet, Ryanair y Air France -KLM piden una nueva revolución en la aviación europea

De izquierda a derecha

De izquierda a derecha Willie Walsh (IAG), Carolyn McCall (Easyjet), Carsten Spohr (Lufthansa), Alexandre de Juniac (Air France – KLM) y Michael O’Leary (Ryanair) / Foto: Ryanair

Los máximos responsables de Air France – KLM, EasyJet, International Airlines Group, Lufthansa Group y Ryanair – se han reunido esta semana por primera vez en Bruselas y han acordado una nueva estrategia de aviación en Europa que apoyará el crecimiento y el empleo europeo, fortalecerá el sector de la aviación y ofrecerá a los pasajeros tarifas más bajas y más opciones de vuelo.

La reunión responde a la consulta formulada por la Comisaria Europea de Transportes, Violeta Bulc sobre una nueva estrategia de aviación en Europa. De esta forma, los cinco representantes han acordado una visión común que supondrá una revolución en el sector de la aviación, así como la liberalización del sector aéreo europeo creado hace ya una generación, a través de la creación de un mercado de aviación interno.

Las cinco aerolíneas han identificado cuatro medidas que apoyan los objetivos de la Comisión para mejorar la competitividad de la industria aérea tanto a nivel europeo como internacional, apoyando el crecimiento y la creación de empleo en Europa y ofreciendo a los consumidores más vuelos y tarifas más bajas.

Estas medidas son:

1.- El desarrollo de una nueva estrategia de aviación en Europa con un plan para una estructura simple de regulación eficiente, lo que fortalecerá la competitividad de las compañías aéreas europeas, garantizará puestos de trabajo y crecimiento a través de la innovación (por ejemplo, Horizon 2020), protegerá los intereses de los consumidores y promoverá una mayor eficiencia para la reducción de costes.

2.- La reducción de los costes en los aeropuertos que forman parte de la Unión Europea, asegurando que los monopolios en los mismos se regulan de manera eficaz. Se quiere garantizar que los pasajeros reciban todos los beneficios de los ingresos comerciales que se crean en los aeropuertos y que las tasas de seguridad sean realmente eficientes. Estas medidas podrían lograrse mediante la reforma de la Directiva de Tasas Aeroportuarias.

3.- Creación de un espacio aéreo de confianza y eficiente mediante la reducción de los costes derivados de los controladores aéreos, asegurando que las huelgas de los mismos no causan la interrupción en la planificación de los pasajeros en Europa; reajustar la estrategia del Cielo Único Europeo centrándose en el uso de la nueva tecnología para hacer ahorros por eficiencia; y el uso de los fondos SESAR para impulsar el cumplimiento del marco del cielo único.

4.- Estimular una mayor actividad económica y puestos de trabajo mediante la creación de un marco regulador adecuado, la eliminación de las tasas a los pasajeros así como impuestos ambientales poco razonables.

Foto: Ryanair

Foto: Ryanair

Los cinco consejeros delegados de las compañías – Alexandre de Juniac, Carolyn McCall, Willie Walsh, Carsten Spohr y Michael O’Leary – esbozaron durante la rueda de prensa su visión:

«Las aerolíneas europeas forman el sector más competitivo de la aviación con una gran variedad de aerolíneas ofreciendo competencia y variedad en la elección a sus pasajeros. Esta es la primera vez que hemos dejado de lado nuestras batallas competitivas para resaltar la importancia de una nueva estrategia de Aviación Europea».

«La liberalización de la industria en Europa de la década de 1990 permitió la creación de un único mercado completamente liberalizado con un espacio regulatorio común y fomentó la competencia en Europa. Como resultado de ello, los consumidores se han beneficiado de tarifas sustancialmente más bajas y más rutas tanto dentro de Europa como hacia el resto del mundo. Al mismo tiempo, las aerolíneas de la UE han mantenido unos estándares de seguridad líderes. El nivel y la cualidad de los servicios se ha incrementado y los costes de las compañías han caído entre un 1 y un 2% por año en las últimas dos décadas».

«Creemos que este descenso debería reforzarse con una reducción en aquellos costes que las aerolíneas no controlamos».

«Para preparar la nueva estrategia de aviación de la Unión Europea, la nueva Comisaria de Transportes debe impulsar la competencia, facilitar una mayor eficiencia, colaborar en la reducción de costes en otros aspectos de nuestra industria (como los monopolios en aeropuertos y los proveedores de Control de Tráfico Aéreo) y reducir las cargas impositivas para los pasajeros».

La aviación es un probado impulsor del crecimiento económico y creador de puestos de trabajo. Las medidas propuestas crearán cientos de miles de empleos –particularmente para los más jóvenes, en un momento en el que las tasas de desempleo juvenil son altas en países como Italia o España- e incrementará el PIB europeo. Este grupo escribirá a la Comisaria de Transportes de la Unión Europea, Violeta Bulc, para solicitarle la aplicación de estas medidas.

Junto con su posición al respecto de la política de aviación, los cinco dirigentes confirmaron su apoyo a algunos principios y líneas de actuación que deberían ser la base de la política de aviación de la UE. El más importante de estos, el compromiso con la seguridad, reafirmando que estos estándares se desarrollen en una evaluación de riesgos científicamente basada.

Liberalización de toda la cadena de valor

Los consejeros delegados confirmaron también su apoyo a la liberalización de toda la cadena de valor de la industria, a una política que favorezca la competencia y una regulación dentro de la UE.  Además, se reafirmaron en su oposición a las ayudas estatales a aerolíneas y aeropuertos, como principio general.

Los cinco se han mostrado de acuerdo en que las legislaciones nacionales y europeas deben garantizar una provisión de servicios eficiente y esto incluye la necesidad de mejorar las operaciones para minimizar el impacto medioambiental de la industria. La importancia de garantizar los derechos de los consumidores también se ha puesto de relieve: las políticas nacionales y de la UE necesitan asegurar que se respetan de forma justa.

Por otro lado, los máximos representantes de las compañías han acordado trabajar juntos para alentar a los países miembros de la Comisión y la UE a aceptar las medidas propuestas. Las cinco aerolíneas han coincidido en señalar que la representación de la industria en Bruselas en estos momentos no es tan efectiva como podría ser – con seis organizaciones representativas de compañías aéreas – y han acordado explorar formas alternativas de representación en el futuro.

En 2014, 420 millones de pasajeros volaron con estas cinco compañías, la mitad de los viajes realizados en Europa.