dreamair

Inaugurado el nuevo aeropuerto de Lleida-Alguaire con la esperanza de que ayude al desarrollo de las comarcas leridanas

El presidente de la Generalitat de Catalunya, José Montilla, presidió hoy el acto de inauguración del nuevo aeropuerto de Lleida Alguaire. Montilla llegó a la instalación a bordo de un Airbus A320 de Vueling que despegó del aeropuerto de Barcelona, compañía que iniciará los vuelos comerciales el próximo 5 de febrero. La Generalitat ha invertido en la construcción de la instalación 95 millones de euros.

 

Hoy ha sido un día histórico para Lleida y la provincia catalana, pues la nueva infraestructura se considera que contribuirá al reequilibrio territorial de Catalunya a la vez que contribuirá al desarrollo económico de la capital catalana y la provincia en su conjunto. La inauguración despertó una notable expectación, pues cientos de personas se desplazaron a las inmediaciones del aeropuerto para presenciar la llegada del primer avión comercial, que realizó dos pasadas a baja altura sobre el campo de vuelo antes de aterrizar pasadas las 12,30 horas.

 

Como es habitual, el acceso del avión a la plataforma fue recibido por los dos camiones de bomberos que formaron el tradicional arco al lanzar los chorros de agua, simbolizando la inauguración del aeropuerto. El avión estuvo tripulado por el comandante andorrano Osward Foguet, de 53 años, mientras que el copiloto fue Marc Rosell, de 29.

 

 

Pista de 2,5 kilómetros

El aeropuerto de Lleida es el primero que construye la Generalitat, que lo gestionará a través de la empresa pública Aeroports de Catalunya. La previsión es que en el segundo semestre de 2010 se otorgue la concesión de su gestión a una empresa privada.

La instalación cuenta con una superficie de 370 hectáreas. La pista tiene 2,5 km. y 61 metros de ancho. El edificio terminal engloba la torre de control que tiene 41 metros de altura. Según las informaciones que se han facilitado estos últimos días, el aeropuerto ha creado por ahora 60 puestos de trabajo.

 

Los primeros vuelos comenzarán el 5 de febrero a cargo de Vueling, que volará a París y Palma de Mallorca, mientras que Ryanair hará las rutas a Frankfurt (Hahn) y Milán (Bergamo) con dos frecuncias semanales. La actividad comercial, se reducirá por tanto a los viernes y domingos.

 

José Montilla manifestó en el discurso de inauguración que el aeropuerto «ayudará a levantar el vuelo contra la crisis y a favor del autogobierno». Dijo que permitirá a Lleida, sus comarcas y a Andorra «competir a nivel europeo» en materia de comunicaciones. Indicó que ahora «se deberá demostrar que la inversión realizada tiene su sentido y justificación. La Generalitat ha de ayudar, pero ahora es responsabilidad de las instituciones leridanas» impulsar la actividad aeronáutica.

En otro momento de su intervención subrayó que la nueva infraestructura posibilitará a «Lleida competir con más fuerza en el mercado agroindustrial europeo». Para divulgar su existencia e impulsar la actividad turística, dijo que se promocionará la instalación en el extranjero con el nombre de «Lleida-Pirineos».

 

Insatisfacción

Al referirse al nuevo modelo de gestión aeroportuaria anunciado hace unos días por el ministro de Fomento, José Blanco, afirmó, al referirse al aeropuerto de Barcelona que el modelo propuesto «supone un punto de partida y se sitúa en la dirección de nuestras expectativas, pero sólo es un punto de partida, aún, francamente insuficiente».

 

Ante esta situación, dijo que que hay que seguir trabajando «con la voluntad de llegar a un acuerdo satisfactorio y, hasta que no sea así, no lo aceptaremos». El modelo propuesto por Blanco contempla la entrada de la Generalitat, la Cámara de Comercio y el ayuntamiento de Barcelona en su gestión, pero sin que tengan un poder decisivo o mayoritario en el conejo de administración que se encargue de su gestión diaria.

 

Dossier de prensa sobre el aeropuerto de Lleida-Alguaire.

 

Texto y Edición: José Fernández / Foto: ACN