dreamair

COMIENZA LA SEGUNDA FASE DE LAS OBRAS DE LA NUEVA TERMINAL DEL AEROPUERTO DE SANTIAGO

La segunda fase de las obras de la nueva terminal del Aeropuerto de Santiago ha dado comienzo con el inicio del montaje de 15 grúas que se elevarán unos 40 metros sobre la altura de la actual plataforma de estacionamiento de aeronaves y que son necesarias para continuar con los trabajos de construcción de los edificios que conforman la Nueva Área Terminal (NAT).

Según un comunicado de AENA, en esta fase se acometerán los trabajos de construcción de la estructura (pilares y forjados de las diferentes plantas), la cubierta (junto con su estructura metálica de sustentación) y los cerramientos exteriores, tanto del nuevo edificio terminal (diques y procesador) como del nuevo aparcamiento de vehículos, así como las estructuras que habrán de soportar los viales elevados de acceso a las edificaciones.

 

A lo largo de esta segunda fase se irán incorporando a la obra alrededor de 200 trabajadores directos que, unidos a los 180 que trabajan en la actualidad cada día en las obras de construcción de la NAT del Aeropuerto de Santiago, harán que se alcancen alrededor de 400 empleos directos en esta obra. Durante la realización de los trabajos necesarios y mientras las 15 grúas permanezcan instaladas, el ILS de la cabecera 17 del Aeropuerto de Santiago operará en categoría II; la categoría III será recuperada una vez haya finalizado la segunda fase de la obra y hayan sido desmanteladas las grúas.

 

Movimientos de tierras

En la primera fase, que comenzó el pasado mes de junio, se llevaron a cabo las labores de movimiento de tierras y nivelación del terreno, incluyendo los trabajos de voladura de roca (que continuarán a lo largo de esta 2ª fase), cimentación de los diferentes edificios, y desvío y reposición de las acometidas de servicios afectados por las obras. Además se inició la ejecución de la estructura de las plantas inferiores de las edificaciones.

 

En total se han movido hasta ahora 330.000 metros cúbicos de tierra (más de 70.000 a través de voladuras controladas), se han utilizado unos 13.000 metros cúbicos de hormigón, se ha colocado más de mil toneladas de acero y se han construido unos 3.500 metros cuadrados de forjados en el Edificio Terminal.

 

Una vez concluida la segunda fase de la obras, se dotará a los diferentes edificios de las instalaciones y los equipamientos necesarios para su puesta en funcionamiento de manera inmediata. La construcción y puesta en funcionamiento de la NAT supone una inversión total de más de 160 millones de euros, para convertir el Aeropuerto de Santiago en una infraestructura de referencia con los más altos niveles de seguridad y calidad.

 

Párking para 3.700 vehículos

Las obras incluyen la construcción de la nueva Área Terminal de pasajeros, que comprende un edificio terminal para más de cuatro millones de pasajeros, un aparcamiento de cinco plantas para 3.700 vehículos y los correspondientes accesos. En 2008, Santiago registró 1,9 millones de pasajeros.

El Edificio Terminal, con dos cuerpos diferenciados, tendrá un total de 74.000 metros cuadrados. Por una parte, el edificio procesador de forma rectangular con varias plantas diferenciadas para pasajeros, compañías, operaciones y servicios aeroportuarios, tratamiento de equipajes e instalaciones, almacenes y servicios generales. El edificio dispondrá de 22 mostradores de facturación y seis hipódromos de equipajes y dos para equipajes especiales.

 

La otra parte del terminal será el edificio dique en forma de Y, a continuación del edificio procesador, pero como cuerpo independiente. Dispondrá de una planta superior destinada a control de seguridad, zonas comerciales y puertas de embarque; una planta inferior, a nivel de plataforma, para patio de carros de equipajes y servicios handling; y una entreplanta destinada a distribución e inspección de equipajes.

 

La NAT lleva también pareja la construcción de una nueva plataforma de estacionamiento de aeronaves y de una nueva central eléctrica, la primera ya adjudicada en 23,4 millones de euros y que se encuentra en fase de movimiento de tierras, identificación de servicios afectados y construcción de viales de obra; y la segunda, licitada por un importe de más de 24 millones de euros y pendiente de adjudicación.

 

Edición: José Fernández