dreamair

PALMA DE MALLORCA TENDRÁ DOS BASES PARA ACOGER LA AVIACIÓN CORPORATIVA

El Aeropuerto de Palma de Mallorca ha sacado a concurso la explotación de dos bases de aviación corporativa, conocida como FBO (Fixed Base Operator), que atenderán las necesidades de los clientes de negocios, la mayoría reactores privados. La explotación de estos centros FBO se concederá por un plazo de dos años.

Los servicios que prestarán son mantenimiento de primer escalón, traslado de pasajeros y tripulaciones, repostaje, sala VIP (equipada con conexión WI-FI) y catering para ejecutivos o usuarios de aviación general, alquiler de aero-taxi y lanzadera, entre otros. En una primera fase, se habilitarán las oficinas en las que las

empresas concesionarias gestionarán el negocio de aviación corporativa. Está previsto que en una segunda fase se construyan los hangares donde se podrán prestar los servicios de garaje de aviones.

 

Con esta iniciativa, el Aeropuerto de Palma de Mallorca quiere seguir creciendo, al ofrecer a compañías de aero-taxi, propietarios de aeronaves y compañías de trabajos aéreos la posibilidad de que realicen el mantenimiento de aviones y la atención a pasajeros de aviación general o de negocios en las instalaciones más adecuadas para ello.

 

La primera base FBO de España fue la de SELIMA (Servicios de Línea de Mantenimiento), en el Aeropuerto de Palma de Mallorca, aunque no estaba dedicada exclusivamente a la aviación corporativa. Operó en el hangar que actualmente ocupa Spanair y antes Globalia entre 1995 y 1997. Después, a principios de 2008, el Aeropuerto de El Prat, en Barcelona, inauguró su terminal de aviación corporativa. En España hay matriculados casi 200 aviones de negocios, la mayoría reactores privados. Este dato coloca a nuestro país entre las diez primeras naciones de Europa por flota.

Edición: José Fernández