dreamair

El nuevo gobierno portugués quiere privatizar los aeropuertos y la compañía TAP

El nuevo gobierno de centro derecha de Portugal, que encabeza el primer ministro Pedro Passo Ceolho, presentó el pasado 28 de junio en el parlamento la hoja de ruta para pagar la abultada deuda de Portugal. Entre las empresas y sectores afectados por la privatización que pondrá en marcha el gobierno para sanear la situación financiera del país figuran la aerolínea TAP Portugal y ANA, empresa que gestiona los aeropuertos de Lisboa, Oporto, Faro y los de las islas Azores.

 

Según informa el diario Cinco Dias, una de las condiciones para privatizar TAP es que el hub de la aerolínea se mantenga en Lisboa, pues es la compañía que ofrece mayor número de conexiones y a través de la cual llegan al país la mayoría de extranjeros. También, se deberían mantener las rutas con las Islas Azores. Al parecer, la brasileña TAM e Iberia/British estarían interesadas en su adquisición.

Respecto de los aeropuertos, el gobierno admite que están en vías de ser rentables aunque tienen una estructura financiera débil. La privatización sería, además, el salvoconducto para la modernización de las instalaciones y aseguraría una mejor gestión. Por lo que se refiere a los aeropuertos de Azores, se estudia la cesión a los entes autónomos regionales.

La crisis que vive Portugal comportará casi con toda seguridad que se paralice el proyecto de construir un nuevo aeropuerto en el área metropolitana de Lisboa. El actual, ubicado en el municipio de Portela, está rodeado de núcleos urbanos y no puede ampliarse. El proyecto de construir un nuevo aeropuerto en Alcochete, al sur del río Tajo, está paralizado desde 2010.