dreamair

Los mapas estratégicos de ruido de varios aeropuertos no afectan a las servidumbres ni al aislamiento de viviendas

Aeropuerto de Málaga

Aeropuerto de Málaga

En relación con la publicación el pasado miércoles 17 de julio en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de un anuncio por el que se informa que se someten a información pública los mapas estratégicos de ruido de varios aeropuertos, Aena aclara que dichos mapas no afectan a las servidumbres aeronáuticas ni a la insonorización de viviendas.

Los mapas estratégicos de ruido no deben confundirse con otros instrumentos como las servidumbres acústicas y los planes de aislamiento acústico, puesto que se realizan con diferentes indicadores de ruido y para diferentes escenarios. Así, mientras que el mapa estratégico de ruido es una herramienta de diagnostico referida a un año concreto y ya pasado, la servidumbre acústica tiene en cuenta tanto la situación actual como la prevista a futuro.

El mapa estratégico de ruido es una herramienta de diagnostico que permite evaluar la situación de la contaminación acústica del año de referencia y posteriormente las actualizaciones cada 5 años permitirán realizar un seguimiento de la evolución del ruido.

Estos mapas son además la referencia para la elaboración de los planes de acción que contienen las medidas para prevenir y reducir el ruido y comprobar la eficacia de las medidas adoptadas.

Los aeropuertos a los que se hace referencia son los de Alicante-Elche, Barcelona-El Prat, Bilbao, Gran Canaria, Ibiza, Madrid-Barajas, Málaga-Costa del Sol, Palma de Mallorca, Sevilla, Tenerife Norte, Tenerife Sur y Valencia.

Método común europeo

Los mapas estratégicos de ruido se elaboran en cumplimiento de la directiva 2002/49 CE sobre gestión y evaluación del ruido ambiental. El principal objetivo de esta directiva es la definición de métodos comunes de evaluación del ruido ambiental y la utilización de indicadores de ruido armonizados que permita obtener a escala europea información comparable entre las diferentes fuentes de emisión (fundamentalmente infraestructuras de transporte y vehículos), y entre los diferentes países, ya que antes de la aprobación de la misma cada país utilizaba diferentes métodos de evaluación y diferentes indicadores, lo que imposibilitaba la comparación de los resultados obtenidos.

Para obtener datos de la situación de exposición al ruido a la que se encuentra sometido la población europea, la drectiva establece la obligación de elaborar cada 5 años mapas estratégicos de ruido sobre la situación del año anterior de los grandes ejes viarios, grandes ejes ferroviarios, aglomeraciones y aeropuertos que superan las 50.000 operaciones al año, exceptuando aquellas que se realizan exclusivamente a efectos de formación en aeronaves ligeras.

Conforme al calendario previsto en la directiva en el año 2007 Aena elaboró los primeros mapas estratégicos de los aeropuertos afectados (lo que ha venido a denominarse 1ª fase) y deben elaborarse nuevamente a los 5 años, motivo por el que ahora se somete a información pública esta segunda fase de los mapas.