dreamair

Licitan la construcción y adjudicación de 16 hangares y del servicio de restaurante del aeropuerto de La Seu d’Urgell

El Departamento de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat de Catalunya reabrió el pasado 4 de junio el aeropuerto Pirineos – la Seu d’Urgell, tras las obras de remodelación y mejora llevadas a término a fin de garantizar la seguridad y la calidad del servicio. Desde el pasado 22 de mayo, cuando se celebró una jornada europea previa a su apertura, hasta hoy ya han pasado más de 341 aeronaves por este aeropuerto, que han hecho más de 500 operaciones.

 

La Generalitat, una vez reabierto el aeropuerto y con un funcionamiento normalizado, tiene como objetivo desarrollar al máximo todas sus potencialidades para que sea una herramienta de dinamización económica y turística de las comarcas de montaña.

Es en este sentido que ha abierto dos concursos públicos que contribuirán a impulsar la actividad aeronáutica y de ocio de esta infraestructura. Así, las licitaciones en marcha permitirán la construcción de hasta 16 hangares en el aeropuerto y un nuevo restaurante que incrementarán los servicios que se presta a los usuarios. Paralelamente, el DPTOP está ultimando la redacción del Plano Director Urbanístico Aeroportuario de esta infraestructura, que definirá los objetivos y actuaciones a desarrollar a medio y largo plazo.

 

16 nuevos hangares

Con la licitación, el Gobierno pone en marcha la primera fase de ampliación de la infraestructura, que prevé la construcción de 16 hangars. La licitación fija unos cánones variables en función de la situación de la parcela y su proximidad a los servicios del aeropuerto, con la modalidad de derecho de superficie, por un periodo de 25 años. Se prevé que estos hangares den servicios de estacionamiento y mantenimiento de aviones y helicópteros, handling integral, aviación comercial y otras actividades aeronáuticas.

 

El anuncio de esta licitación ha despertado ya un gran interés en el sector, que ha manifestado en una lista de prereserva su compromiso con la puesta en servicio del aeropuerto. Así, en vista de las numerosas peticiones que se han recibido, se ha decidido ampliar el número de parcelas a licitar, pasando de las 9 inicialmente previstas en una primera fase a las 16 que finalmente salen a concurso.

 

Los nuevos hangars estarán situados en las zonas oeste, sudoeste y sur de la plataforma del aeropuerto. Las parcelas de cada una de las zonas tendrán medidas diferentes a fin de poder dar una oferta de servicios más variada y adecuada a la demanda. Así, a la zona oeste cada hangar tendrá 19 metros de ancho por 25 de largo y 7 metros de altura. A la zona sudoeste harán 19 metros de fachada y tendrán una profundidad de entre 17 y 25 metros. Finalmente, los hangars para uso privado se situarán a la zona sur de la plataforma y tendrán una superficie de 16 metros de largo por 10 de ancho. En el dos primeros casos, un titular no podrá pedir más de tres hangars y, en el tercero, no más de dos.

 

En todos los casos, la fachada posterior estará orientada al vial de vehículos y permitirá el acceso al hangar a través de la puerta. Se podrán habilitar lugares de estacionamiento de vehículos ante la fachada posterior. La fachada frontal estará orientada hacia la plataforma y permitirá el acceso tanto de aeronaves como de vehículos y viandantes.

 

El diseño de la distribución interior de cada hangar es libre. Se podrán construir altillos interiores, dónde podrán ubicarse oficinas o almacenes. El hangar dispondrá de instalaciones de electricidad, agua y residuos con una inversión complementaria de 180.000 euros. Será de obligado cumplimiento disponer de una instalación antiincendios. Según el pliego de condiciones, el diseño de los hangars deberá ser uniforme en el lado aire del aeròdrom, a fin de que el conjunto resulte integrado en el entorno y se minimice el impacto ambiental. Se prevé que la adjudicación tenga lugar la primera quincena de septiembre y que puedan empezar a construir hangares a medida que se presenten los proyectos y obtengan la licencia municipal.

 

Servicio de restaurante

Por otra banda, el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya también ha publicado la licitación del servicio de restauración y cafetería del aeropuerto, en este caso por dos años. El servicio se prestará en la planta baja del edificio de la terminal, un espacio diáfano de 250 metros cuadrados dónde se ubicará el restaurante, la cafetería y una zona habilitada que servirá como punto de encuentro tanto de pilotos como de profesionales del mundo aeronáutico, visitantes del aeropuerto o clientes del restaurante.

Por su parte, el restaurador podrá utilizar algunos aposentos de la torre de control como salas polivalentes privadas del restaurante para la celebración de reuniones de empresa o de entidades. Aeropuertos Públicos de Catalunya invertirá 90.000 euros para acondicionar las actuales instalaciones a su nuevo uso y de acuerdo con los requerimientos del restaurante.

 

El aeropuerto, abierto de nuevo

El aeropuerto de Pirineos – la Seu d’Urgell está situado entre los términos municipales de Montferrer y Castellbò y Ribera d’Urgellet, a la comarca del Alt Urgell. Este aeropuerto, propiedad del empresario Josep Betriu, fue inaugurado el 29 de julio de 1982 y funcionó regularmente para vuelos comerciales hasta el 1984, año en que se puso en marcha el túnel del Cadí. La infraestructura estuvo operativa para vuelos de aviación general y helicópteros hasta el 2007. Hace tres años la Generalitat lo compró por 8 millones de euros y lo cerró por razones de seguridad, con la voluntad de llevar a término su rehabilitación para reabrirlo más adelante. Las obras por poner a punto el aeródromo comportaron una inversión global de 2,9 millones de euros.

 

Características del aeropuerto

El aeropuerto de Pirineos – la Seu d’Urgell se configura como un elemento clave para facilitar la accesibilidad cómoda y rápida hasta las comarcas de montaña y los Pirineos. Esta infraestructura acoge vuelos de aviación general y también se podrá utilizar en caso de emergencia. Así, es un aeródromo de vuelos privados y tiene capacidad por dar cabida a aeronaves de hasta 17,5 metros de longitud, para 8 -10 personas, aproximadamente. La infraestructura se distribuye a partir de un área rectangular dónde se sitúan los hangares, la torre de control, los edificios y el área de aparcamiento de aeronaves, que comunica con la pista de despegue.

 

Concretamente, el aeródromo comprende los espacios siguientes:

Pista de despegue: tiene una longitud de 1,2 kilómetros y una anchura de 28 metros. En ambas cabeceras hay una zona libre de obstáculos (RESA) de 60 metros de longitud y 150 metros de anchura, y una zona de parada, de 60 metros de longitud y 28 metros de anchura.

Edificio terminal: tiene una torre de 30 metros de altura y 4 plantas. Des de aquí se supervisan todas las operaciones. En la primera planta se sitúan las oficinas del personal de operaciones y de control de forma visual. También dispone de un espacio de encuentro de los usuarios del aeropuerto con la zona dónde se ubicará el nuevo restaurante. También acogerá el área de oficinas de uso interno de Aeroports Públics de Catalunya.

Plataforma de estacionamiento de aeronaves: desde la pista, las aeronaves podrán llegar a una plataforma de 45.300 metros cuadrados de superficie, destinada al estacionamiento. El aeródromo dispone de hasta 60 plazas señalizadas, para aeronaves de diferentes dimensiones.

Helipuerto: en el extremo oeste de la plataforma, se ha habilitado una área exclusiva para uso de helicópteros. Se trata de una zona ubicada en uno de los extremos, donde se centralizarán las operaciones de aterrizaje de los helicópteros.

Central eléctrica: el aeródromo dispone de una central eléctrica de 60 kw, para proveer el suministro necesario para el correcto funcionamiento de las instalaciones.

Área de aprovisionamiento de combustible: se han instalado dos depósitos provisionales para garantizar el suministro de combustible a las aeronaves, aun cuando se está preparando una estación de autoservicio permanente.

Edificio EPIE: acojo el área destinada a los Bomberos, para atender posibles emergencias.

 

Edición y fotos: José Fernández / Foto aérea: Generalitat de Catalunya