dreamair

Los helicópteros dejarán de sobrevolar cinco poblaciones próximas al aeropuerto de Bilbao

Aena ha presentado una actualización de la isófona del Aeropuerto de Bilbao, al objeto de incluir el ruido producido por los helicópteros que operan en el aeropuerto. De dicha huella se ha informado a los ayuntamientos situados en el entorno del aeropuerto, para que puedan facilitar el censo de viviendas que como consecuencia de las operaciones de los helicópteros, hayan quedado incluidas en dicha isófona. El objetivo final es que se puedan llevar a cabo las correspondientes actuaciones de insonorización.

El anuncio de Aena se ha realizado durante la séptima reunión de la Comisión de Seguimiento Ambiental. En el encuentro han participado representantes del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Diputación Foral de Vizcaya, ayuntamientos de Derio, Erandio, Loiu, Sondika y Zamudio, Lur Maitea, Delegación del Gobierno en el País Vasco y Aena.

 

Está previsto que el próximo 15 de julio se publique en el AIP (Publicación de Información Aeronáutica) una enmienda en la que se recogerá, que salvo por motivos de seguridad, los helicópteros que sobrevuelen el circuito de tránsito del aeropuerto, evitarán sobrevolar los núcleos habitados de los municipios de Erandio, Sondika, Loiu, Zamudio y Derio.

Así mismo, se evitará que las órbitas de espera o de fallo de radio al sur del campo de vuelos se realicen sobre dichas zonas. La altura a mantener en esta fase del vuelo no será inferior a 1.000 pies sobre la elevación del campo. Dicha medida se estima entre en vigor el próximo día 29 de julio de 2010.

 

Los helicópteros de alta generación de ruido evitarán la utilización del circuito de tránsito de aeródromo de la pista 10/28 para entrenamientos, limitando su uso únicamente para aterrizar en el aeropuerto. Además, a partir del próximo 31 de diciembre finalizará toda la actividad que actualmente se realiza en la posición de estacionamiento H4, motivo por el que las operaciones de tomas y despegues que actualmente realizan los helicópteros en esa zona, se trasladará a partir de dicha fecha a la posición de estacionamiento H1.

 

Avances en el Plan de Aislamiento Acústico

En la reunión de hoy, los representantes de las citadas instituciones han dado su visto bueno a una nueva partida de 1.972.049,35 euros para llevar a cabo la insonorización de viviendas, que se encuentran incluidas en la huella que define el Plan de Aislamiento Acústico del Aeropuerto de Bilbao, las cuales cumplen los requisitos establecidos en la declaración de impacto ambiental.

También, se ha dado la conformidad al pago de actuaciones de aislamiento acústico por un importe de 953.377 euros, correspondiente a viviendas en las que se han concluido sus obras de insonorización. En resumen, hasta la fecha se finalizado completamente la realización del aislamiento acústico en 92 viviendas. Actualmente se encuentra en ejecución la insonorización de otras 108.

 

Mediciones ‘in situ’

Aena también ha informado en relación a las mediciones acústicas realizadas tanto por la Universidad Pública de Navarra como por la empresa Labein, en el entorno del aeropuerto se Bilbao. En este sentido, se ha observado que los niveles sonoros medidos durante los días de campaña, responden con los matices que se han explicado, a los niveles sonoros recogidos en los mapas de ruido de Aena.

 

No obstante Aena ha reiterado que, en cumplimiento de la declaración de impacto ambiental de 29 de abril de 2009, llevará a cabo la realización de mediciones acústicas en el entorno del aeropuerto de Bilbao, una vez se produzca la entrada en funcionamiento de las infraestructuras recogidas en la citada declaración.

En lo que respecta al estudio de la posible afección del vuelo de los aviones sobre las cubiertas de las viviendas del municipio de Derio, situadas en las proximidades del aeropuerto, se ha informado que próximamente técnicos expertos realizaran una inspección de las cubiertas, al objeto de poder determinar la posible relación entre su estado de conservación y el sobrevuelo de las aeronaves.

 

Edición: José Fernández