dreamair

Los vuelos entre la UE y Estados Unidos serán más cortos y baratos y contaminarán menos

El ministro de Fomento, José Blanco, participará mañana en Luxemburgo en el Consejo de Transportes de la UE y en la firma del acuerdo de servicios aéreos entre Estados Unidos y la Unión Europea, junto con su homólogo estadounidense, Ray LaHood, y el vicepresidente de la Comisión encargado de transportes, Siim Kallas.

El acuerdo, que supone la culminación de una Zona Transatlántica Común de Aviación que abarcará el 60 % del tráfico mundial de pasajeros, era una de las principales prioridades de la Presidencia Española de la UE en el ámbito del transporte, y supondrá la creación de un área integrada que permitirá acortar las distancias de vuelo y reducir los tiempos de viaje, así como rebajar los precios de los trayectos y recortar las emisiones de gases contaminantes de efecto invernadero.

Con su firma se impulsarán además las ya intensas relaciones socioeconómicas entre Europa y Norteamérica, enviando un mensaje claro de apertura y mejora al resto del mundo y enriqueciendo de manera sustancial la dimensión de la denominada agenda Transatlántica.

El acuerdo es fruto de varios meses de intensos trabajos por parte de las comisiones encargadas de negociarlo y supone la culminación con éxito de casi tres años de encuentros, gracias en buena medida al impulso impreso por la presidencia española del Consejo de Transportes de la UE.

 

De hecho, el pasado enero el Ministro de Fomento José Blanco visitó, junto con la Comisión, al Secretario de Transportes norteamericano, Sr. LaHood, para trasmitirle que el acuerdo era un objetivo prioritario de la Presidencia Española y para trasladarle las expectativas europeas de avanzar en la consecución del mismo.

 

Menos trabas para un mercado integrado

Respecto a su contenido, el texto que será rubricado por la Unión Europea y Estados Unidos incluye avances de gran trascendencia en materia medioambiental, armonización normativa, reconocimiento mutuo de autorizaciones y competencia.

Destaca igualmente el incremento de la cooperación en materia de seguridad de las operaciones y de aviación civil, y se traducirá en una mejora en el intercambio de información entre autoridades y el reconocimiento mutuo de medidas y de actuaciones en caso de emergencia.

 

Gracias al acuerdo, las compañías europeas podrán transportar además a personal involucrado en contratos públicos con la Administración norteamericana.

El acuerdo establece, por fin, un procedimiento concreto para continuar avanzando en la práctica en la liberalización y mayor apertura de los mercados, diseñando un Comité Conjunto que estará compuesto por representantes de ambas administraciones y de los respectivos sectores interesados, y reforzando las posibilidades de nuevas alianzas transoceánicas de compañías aéreas.