dreamair

Ryanair, turbulencias de alto coste

La ministra de Fomento, Ana Pastor, no quiso pronunciar el pasado lunes el nombre de la compañía aérea a la que iban dirigidos sus duros mensajes. Habló de multas más cuantiosas contra los que comentan irregularidades y de pedir a la Unión Europea más poder para controlar a las “compañías aéreas extranjeras de fuerte implantación”. / Esta información se puede leer en www.elpais.com.